Bogotá. Con muy buenos ojos ve el gobierno de Estados Unidos el proceso de restitución de tierras y la ley de víctimas que adelanta la administración del presidente Juan Manuel Santos.

El embajador de Estados Unidos en Colombia, Michael McKinley calificó el proyecto de restitución de tierras como una "iniciativa importantísima" y recordó que es un tema que también está ligado al problema de derechos humanos y de la ley de víctimas que se está considerando en el Congreso.

"Lo importante es que se está estableciendo bien claramente la importancia de trabajar la restitución de dos millones de hectáreas (de tierra) para más de 400.000 familias que han sido despojadas, y esto tendrá un impacto fundamental en mejorar las condiciones de justicia en el país, pero también establecer las bases para crecimiento y equidad en las zonas rurales del país", afirmó el embajador  norteamericano.

Recordó que Estados Unidos,"a través de los apoyos que hacemos al Plan de Consolidación Nacional, pero también trabajando con el ministerio de Agricultura", brinda apoyo a estas iniciativas.

El diplomático estadounidense indicó que hace unas semanas firmó un "memorando de entendimiento" para apoyar al ministro de Agricultura Juan Camilo Restrepo en el trabajo que está haciendo en estos temas.

"Pero el hecho es que todos tenemos que ver, dadas las nuevas prioridades del gobierno, como agilizar la asistencia que damos en este importante tema para restitución de tierras y así lo haremos en las próximas semanas", dijo McKinley.

Reiteró que el gobierno de Estados Unidos está en la disposición de apoyar todos los esfuerzos del gobierno (Santos) sobre esta política de restitución de tierras, "creo que las iniciativas están despertando el gran interés, gran entusiasmo y esperanza en la población".

Las declaraciones del diplomático fueron conocidas en el seminario serie Houston2010 sobre la tenencia y el uso de la tierra en Colombia.