Washington. Los restos parciales de algunas de las víctimas de los ataques del 11 de septiembre del 2001 terminaron en un basurero, de acuerdo a un reporte del Pentágono publicado este martes que reveló otros errores en la principal morgue del Ejército estadounidense.

El informe indicó que varias partes de restos hallados en el lugar del ataque contra el Pentágono y en el sitio donde se estrelló un avión secuestrado en Pensilvania presuntamente fueron a parar a un basurero después de ser entregados a una firma privada.

El Pentágono no dijo con exactitud dónde terminaron los restos.

En un informe a periodistas sobre las conclusiones de una revisión de las prácticas de la morgue de la Base de la Fuerza Aérea Dover, el general retirado John Abizaid señaló que no está claro cómo los restos parciales de las víctimas de los ataques fueron desechados de esa manera.

"No sé si hay un modo de averiguarlo", reconoció Abizaid.

Los detalles fueron revelados al transmitir un reporte que se centró en buscar alternativas para mejorar la supervisión y el control de la morgue de Dover luego de la divulgación el año pasado del mal manejo de los restos de caídos en combate.

Pero el nuevo documento ofrece más información sobre otras irregularidades, incluyendo un arreglo de US$25.000 otorgado en enero del 2008 a la esposa de un marine cuyas pertenencias fueron destruidas.

En el 2006, la morgue eliminó por error los restos de las víctimas de un accidente de un avión de entrenamiento naval como desechos médicos, en vez de brindarles un entierro en grupo.