Washington. Estados Unidos advirtió a cientos de personas en todo el mundo que cree que estarían en peligro debido a que WikiLeaks divulgó cables diplomáticos del país, y hasta el momento ha ayudado a algunas de ellas a reubicarse a zonas seguras, dijo este viernes el Departamento de Estado.

El portavoz del Departamento de Estado, P.J. Crowley, dijo que aquellos en riesgo podrían incluir a activistas de la sociedad civil, periodistas o funcionarios de gobierno cuyas discusiones con funcionarios estadounidenses podría enfadar a gobiernos extranjeros u otras fuerzas políticas.

"Nosotros estamos concentrados en las personas que han sido identificadas y evaluamos si hay un riesgo mayor de violencia para ellas, especialmente en sociedades represivas en todo el mundo", dijo Crowley a periodistas.

"Hemos identificado a cientos de personas en todo el mundo que nosotros sentimos están en riesgo potencia. En una pequeña cantidad de casos, nosotros hemos ayudado a las personas a trasladarse desde donde están hacia ubicaciones más seguras", agregó. El no dijo si cualquier persona involucrada había citado alguna amenaza específica.

Crowley rehusó discutir temas específicos sobre la ayuda de Estados Unidos para los involucrados y dijo que los funcionarios estadounidenses están observando la situación.

Agregó que Estados Unidos ha advertido a los gobiernos extranjeros que no busquen represalias contra quienes aparecen nombrados en los documentos de WikiLeaks.

"En especial los casos que hemos dejado en claro a gobiernos que cualquier acción adversa contra los individuos identificados por WikiLeaks afectará las relaciones con esos gobiernos", afirmó.

Crowley dijo que Estados Unidos no va a revelar las identidades de los involucrados, pero que "en ciertos casos, la gente que podría ser identificada ya es bien conocida para nosotros y bien conocida para gobiernos específicos".

Estados Unidos está examinando si se pueden presentar cargos criminales contra el fundador de WikiLeaks, Julian Assange por ayudar a hacer públicos cientos de miles de documentos confidenciales del país.

La Secretaria de Estado Hillary Clinton ha liderado los esfuerzos por calmar a los gobiernos extranjeros, algunos de los cuales han sido profundamente avergonzados por la publicación de evaluaciones diplomáticas estadounidenses francas y ha acusado a WikiLeaks de actuar sin considerar la seguridad de aquellos nombrados en los cables.

Crowley dijo que el Departamento de Estado ha formado un equipo especial para evaluar los posibles riesgos que representan para los individuos las divulgaciones de WikiLeaks, que las ha hecho a través de varias organizaciones mediáticas.

La Casa Blanca, el Pentágono y el Departamento de Estado han dicho que están endureciendo los procedimientos para garantizar que tales revelaciones no vuelvan a ocurrir.