El gobierno del presidente Donald Trump está imponiendo sanciones a 13 altos cargos del Gobierno venezolano, militares y ejecutivos de la petrolera estatal PDVSA, dijeron funcionarios estadounidenses, con lo que se busca aumentar la presión sobre el presidente Nicolás Maduro para que abandone sus planes de realizar una Asamblea Constituyente.

Estados Unidos decidió imponer las sanciones contra individuos por presuntos abusos contra los derechos humanos y corrupción, salvando por ahora al país sudamericano de sanciones financieras o "sectoriales" más amplias contra su vital industria petrolera, aunque estas medidas están siendo consideradas.

La iniciativa está encaminada a mostrar al Gobierno socialista de Maduro que Trump está dispuesto a cumplir con su amenaza de imponer "acciones económicas fuertes y rápidas" si sigue adelante con sus planes para realizar el domingo una votación destinada a establecer una Asamblea Constituyente que según los críticos aumentará fuertemente el poder de Maduro, dijeron las fuentes.

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos emitirá un anuncio de sanciones más tarde el miércoles, según los funcionarios estadounidenses.