El Departamento del Tesoro de EE.UU. impuso este miércoles una nueva ronda de sanciones económicas contra ocho funcionarios venezolanos, entre ellos Adán Chávez, hermano del fallecido presidente Hugo Chávez, por su papel en "la ilegítima" Asamblea Nacional Constituyente. 

Las sanciones, que congelan los activos que estas personas puedan tener en EE.UU. y prohíben realizar transacciones financieras con ellos, se producen una semana después de que Washington incluyera en su "lista negra" internacional al presidente Nicolás Maduro.

Por ahora, sin embargo, el Tesoro sigue sin aplicar sanciones directas al sector petrolero, el núcleo de la economía venezolana.

Sin sanciones directas al sector petrolero. Junto con Adán Chávez, también han sido señalados Francisco Ameliach, Hermann Escarrá, Tania D'Amelio, Erika Farías, Carmen Meléndez y Darío Vivas, todos ellos miembros de la Asamblea Nacional Constituyente y ex funcionarios "chavistas".

Asimismo, figura Bladimir Lugo, comandante de la Unidad Especial del Palacio Federal Legislativo en la Guardia Nacional Bolivariana, acusado de participar en la represión violenta de las marchas de manifestantes en Caracas. "El presidente Maduro invistió esta Asamblea Constituyente ilegítima para reforzar aún más su dictadura, y continúa tensando su control sobre el país", subrayó Steven Mnuchin, secretario del Tesoro de EE.UU., en una nota de prensa.

"El desprecio del régimen por la voluntad de los venezolanos es inaceptable, y EE.UU. les respaldará en oposición a la tiranía hasta que se restaure una democracia pacífica y próspera", agregó Mnuchin.

Las autoridades estadounidenses apuntaron a figuras políticas y del área de seguridad, pero no aplicaron sanciones financieras más amplias a la vital industria petrolera venezolana, aunque funcionarios dijeron a Reuters que dichas sanciones todavía están siendo evaluadas.

* Con información de DW y Reuters.