Bogotá. Después del escándalo por presunto espionaje telefónico ilegal a magistrados, periodistas y líderes de la oposición que afecta al servicio de inteligencia colombiano (DAS), el gobierno de EE.UU. resolvió modificar la ayuda que presta a la institución.

El embajador estadounidense en Bogotá, William Brownfield, afirmó que "hemos comenzado el proceso de transferir nuestra colaboración al DAS a otras instituciones, principalmente a la policía nacional y el cuerpo Técnico de Investigación de la Fiscalía (CTI)".

Agregó que "lo que hemos hecho nosotros, como gobierno, desde hace más de seis meses, es asegurar que nada, absolutamente nada de la colaboración que hemos tenido con esa institución, el Departamento Administrativo de Seguridad, sea utilizado para actividades ilícitas o ilegales".

Sin embargo, puntualizó que lo que suceda con el DAS "es una cuestión soberana e interna para la República de Colombia y sus instituciones, legales, investigativas, políticas y judiciales", informó Univisión.

En medio de las denuncias al DAS por denuncias de interceptaciones telefónicas, la semana pasada la Fiscalía capturó a Gian Carlo Auque De Silvestri, ex director de inteligencia y ex secretario general del DAS, y a Germán Villalba, ex subdirector de fuentes humanas, junto a otros funcionarios.

Frente al caso, el presidente Álvaro Uribe afirmó este martes que "este es un gobierno que no apela a procedimientos turbios. Es un gobierno que procede de frente. Eso de mandar a hacer interceptaciones es ajeno a la manera de pensar y de obrar de este gobierno".

Declaración del DAS. Este martes en la tarde, el DAS emitió una declaración en esta misma línea en la que afirmó que están prestando “la máxima colaboración a los organismos de investigación para el avance positivo de las investigaciones”.

El Director del Departamento Administrativo de Seguridad, Felipe Muñoz Gómez, añadió que “durante estos catorce meses al frente del Departamento, nunca hemos recibido una instrucción del presidente de la República o de algún miembro del Gobierno, para que se actué por fuera de la ley o en contravía de los preceptos constitucionales y legales, así como de los derechos civiles de los colombianos. La única instrucción recibida del Presidente, ha sido combatir a las organizaciones criminales y terroristas del país”.

Agregó que “con el objeto de evitar hechos irregulares, se han tomado todas las medidas de control posibles al interior del Departamento y se avanza en un proceso substancial de depuración y de reforma organizacional, que permita contar con una entidad confiable mientras avanzan las investigaciones, que le genere la mayor credibilidad al país”.

El funcionario indicó que “mientras avanzan las investigaciones, hemos adoptado todas las acciones en procura de sentar las bases de la inteligencia estratégica y prospectiva, necesaria para el futuro de Colombia, respetuosa de los derechos humanos y de las libertades individuales”

Por ello, concluyó afirmando que “hacemos un respetuoso llamado al Congreso de la República para que asuma el debate público sobre el proyecto de Ley, que busca establecer la nueva agencia civil de inteligencia para el país, dentro del marco de la Ley de Inteligencia y Contrainteligencia, 1288 de 2009, y que responda al entorno nacional e internacional”.