Nueva York. EE.UU. obtuvo una suspensión de emergencia de un fallo que impedía la detención militar indefinida de sospechosos de terrorismo, argumentando que dañaría su capacidad de guerrear en el extranjero.

Un tribunal de apelaciones otorgó el aplazamiento temporal solicitado por el Departamento de Justicia, después de que un juez declaró inconstitucional parte de un estatuto que autoriza el arresto militar indefinido de personas que se considera han "respaldado sustancialmente" a al Qaeda, al talibán, o a "fuerzas asociadas".

El Gobierno había pedido al 2do. Tribunal Federal de Apelaciones en Nueva York el lunes que suspendiera el dictamen de la jueza de distrito Katherine Forrest.

El Departamento de Justicia argumentó que la orden de la jueza del 12 de septiembre que prohibe la aplicación de una porción de las provisiones de la Ley de Autorización de Defensa Nacional perjudicaría la tarea bélica de EE.UU. en el extranjero.

El caso se origina en una demanda presentada en enero por un antiguo corresponsal de guerra del diario New York Times y ganador del premio Pulitzer, Chris Hedges, y otros colegas que dijeron que no tenían ninguna garantía de que sus actividades profesionales no entrarían dentro del alcance de las disposiciones.

EE.UU. argumenta que los demandantes no tenían ninguna base para temer ser encarcelados por sus actividades y que la orden de la jueza interfería con los poderes del presidente en momentos de guerra.

La orden emitida el lunes por la noche por el juez Raymond Lhoier expresa que la orden del tribunal federal es aplazada hasta tanto un comité de apelaciones evalúe la cuestión.

Carl Mayer, un abogado de Hedges, dijo el martes que la orden era de procedimiento y "que confiaba en que la opinión del tribunal sea reivindicada".

Una portavoz de la oficina del Fiscal de EE.UU. se negó a hacer comentarios.