Washington. Agentes estadounidenses están preocupados por otros documentos secretos que podría tener el sitio de internet WikiLeaks y han tratado de contactar sin éxito al grupo para evitar cualquier nueva publicación, dijo este viernes el Departamento de Estado.

El grupo publicó el domingo más de 90.000 archivos que registran un período de seis años de la guerra en Afganistán.

De acuerdo a medios de prensa, el sitio tendría en su poder decenas de miles de cables diplomáticos estadounidenses, que habrían sido entregados por un analista de inteligencia del Ejército.

"¿Estamos preocupados por lo que podría haber allí? Sí, lo estamos", dijo el portavoz del Departamento de Estado, P.J. Crowley, en una rueda de prensa, agregando que las autoridades no han determinado específicamente qué documentos podrían haber sido filtrados a la organización.

Crowley dijo que el Departamento de Estado no puede confirmar los reportes de larga data que indican que WikiLeaks posee una gran cantidad de cables diplomáticos estadounidenses.

Los archivos publicados el domingo contenían una gran cantidad de cables del Departamento de Estado, lo que sugiere que otros mensajes diplomáticos secretos podrían haber sido incluidos en los datos entregados a WikiLeaks, dijo Crowley.

Tanto Crowley como el portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs, hicieron un llamado a WikiLeaks y su fundador, Julian Assange, para que no publique más documentos clasificados del gobierno de Estados Unidos.

Gibbs, quien destacó que WikiLeaks asegura tener al menos otros 15.000 documentos secretos de Afganistán, dijo al programa "Today" de NBC que es poco lo que puede hacer el gobierno para detener la publicación de los documentos.

"Detrás de estos documentos hay un importante sistema de inteligencia que es vital para nuestra seguridad nacional y estamos preocupados (...) si WikiLeaks sigue en su camino actual dañará nuestra seguridad nacional", explicó.

La investigación del Ejército sobre la filtración de documentos está enfocada en el especialista del Ejército Bradley Manning, quien ya fue acusado a comienzos de mes por entregar información divulgada por WikiLeaks, dijeron oficiales estadounidenses.

Manning fue acusado de filtrar un video clasificado de un ataque con helicóptero del 2007 en Irak, donde murieron una decena de personas, entre ellos dos periodistas de Reuters.

Sangre en Afganistán. Assange dijo en una entrevista con el servicio de noticias BBC World que Wikileaks ha mantenido los documentos restantes para proteger a inocentes de ser heridos y que los estaba revisando a un ritmo de 1.000 diarios. El tampoco detalló si los documentos serían publicados o no.

El fundador del sitio acusó al secretario de Defensa estadounidense, Robert Gates, de atacar a Wikileaks para "distraer la atención de las muertes de civiles y otros todos los días en Afganistán", señaló.

"En realidad hay sangre en Afganistán y ha salido producto del resultado de las políticas del señor Gates y el gobierno de (Barack) Obama y en conflicto en la región en general", dijo Assange.