La posición de EE.UU. está contenida en el informe anual que presenta el Mandatario norteamericano al Congreso de su país.

“Bolivia no ha podido revertir el crecimiento de la producción de cocaína durante los últimos años. Estimamos que la producción alcanzó a 195 toneladas potenciales anualmente, debido al creciente uso de tecnología más eficiente para la producción de droga”, describe el informe, según un documento emitido por la embajada de Estados Unidos en Bolivia.

La Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Onudd) en Bolivia ha dicho que su estimación con datos del 2010 es de unas 113 toneladas anuales de la droga.

Los términos de la declaración de Obama son iguales a los del 2010 cuando se refirió al mismo caso. Pero esta vez, reconoce que “Bolivia logró una leve reducción neta en los cultivos en el 2010”, a diferencia del año pasado cuando lamentó que “no haya una reducción neta en el cultivo de coca o en la producción de cocaína”.

Gobierno. En La Paz, autoridades del Ejecutivo no emitieron ninguna respuesta respecto a la posición de Estados Unidos. Fuentes del Viceministerio de Defensa Social anunciaron que en el transcurso de hoy habrá una respuesta oficial del Gobierno.

Entretanto, Estados Unidos destaca su responsabilidad compartida en la lucha antinarcóticos, por lo que Obama, en su informe, invoca una “exención en razón de un interés nacional vital” que garantiza que EEUU seguirá cooperando con Bolivia.

Éste es el cuarto año consecutivo que la administración de EEUU descertifica a Bolivia en la lucha antidrogas, aunque reconoce que “Bolivia ha hecho esfuerzos para combatir la producción y el tráfico de narcóticos ilegales”.

Acuerdo. “Estados Unidos sigue comprometido a concluir la negociación de un acuerdo marco sobre temas de interés mutuo, el cual incluye la lucha contra el narcotráfico, el comercio y la cooperación”, anuncia el documento del país del norte.
Revela su interés en “un esfuerzo conjunto y comprensivo con Bolivia” para enfrentar el narcotráfico y se compromete “en apoyar a Bolivia en este esfuerzo”.

EEUU sostiene que la expulsión de la Agencia Antidrogas de EEUU (DEA) perjudicó los esfuerzos para identificar y desmantelar organizaciones de narcotraficantes. Sugiere que una mayor coordinación con los países vecinos, especialmente con Brasil y otros miembros de la comunidad internacional, puede producir resultados duraderos.

La declaración que la Embajada la atribuye al presidente Obama se da tres días después de que la ONUDD dio a conocer su informe de monitoreo de cultivos de hojas de coca en Bolivia, donde devela que los cultivos han crecido en un 0,3% (31.000 ha) y que la producción de esta hoja tiende a estabilizarse. Washington no deja pasar la información de que el 65% de la coca producida no pasa por el mercado legal.

El estudio de la ONUDD establece que de las 54.966 tn producidas, el 35% va al mercado autorizado (19.460 tn), mientras que el restante 65% (35.784 tn) no ingresa a ser vendido a través de esa vía.

Obama señaló que “Bolivia incrementó sus esfuerzos en este campo”. “Este año, Bolivia ha erradicado 7.190 ha de coca hasta el 31 de agosto, en camino hacia la superación de las 8.240 ha erradicadas el 2010”.

Washington también aplaude el hecho de que la Policía Boliviana haya aumentado sus incautaciones de cocaína base, destrucción de laboratorios de cocaína, así como en las detenciones de presuntos productores y traficantes de drogas.

Estados Unidos manifiesta que apoya la intención de Bolivia de aumentar su aporte a esta lucha, de 20 a 30 millones de dólares”.

El 13 de agosto, el viceministro de Defensa Social, Felipe Cáceres, declaró a La Razón que se preveía que el Tesoro General de la Nación disponga de $us 30 millones para los planes antidrogas desde el 2012, en el marco de la nacionalización de la lucha contra el narcotráfico. El monto significa un 50% más que el que se erogaba desde el 2009.

EEUU reduce su ayuda

Desde el 2003, el Gobierno de Estados Unidos ha venido reduciendo su aporte económico para la lucha antinarcóticos en Bolivia. Ese año aportó con $us 60 millones y para esta gestión lo disminuyó a $us 15 millones.