Washington/ Brasilia. Estados Unidos y Brasil podrían firmar un nuevo acuerdo este lunes para impulsar las relaciones militares, pese a las tensiones sobre Irán y señales de que una empresa estadounidense podría perder un gran contrato de defensa en el país sudamericano.

Funcionarios del Pentágono reconocieron que trabajan en un nuevo acuerdo de defensa con Brasil, que podría ser firmado la próxima semana. El ministro de Defensa brasileño, Nelson Jobim, dijo que esperaba que pudiera firmarse el lunes.

"Estoy tratando de acordar con el secretario (de Defensa estadounidense, Robert Gates) la firma de este acuerdo en Washington el lunes", dijo Jobim en una audiencia en el Congreso.

Una fuente diplomática familiarizada con el documento lo describió como un acuerdo parcialmente simbólico. Jobim dijo que era un acuerdo marco con el fin de facilitar futuras negociaciones de defensa.

Aún así, será el primero de su tipo en más de 30 años, remplazando a un acuerdo del que se retiró la entonces dictadura de Brasil en 1977, dijo la fuente diplomática, que no quiso ser identificada.

Brasil ha rechazado los llamados de Estados Unidos a apoyar una nueva ronda de sanciones contra Irán por su programa nuclear, y el presidente Luiz Inácio Lula da Silva planea visitar Teherán en mayo.

El Gobierno brasileño también ha enviado señales de que podría rechazar a la estadounidense Boeing Co en una competencia de miles de millones de dólares por una aeronave de combate. Funcionarios estadounidenses dicen que el contrato podría acercar a los ejércitos de ambas naciones.

Autonomía. Jobim dijo en una audiencia parlamentaria el miércoles que la Fuerza Aérea del país prefería el caza Rafale de Francia, a pesar de que su costo era mayor al Super Hornet de Boeing.

Francia fue el único país que pudo cumplir las exigencias de Brasil de una oferta de transferencia tecnológica generosa y ensamblaje local como parte de cualquier acuerdo, indicó el ministro.

"¿Qué vale más para Brasil? ¿Pagar más y tener autonomía o pagar menos y no tener autonomía tecnológica?", le preguntó a los legisladores.

Brasil busca comprar 36 cazas por más de US$4.000 millones, que serán ensamblados localmente. El acuerdo podría subir eventualmente a más de 100 aeronaves.

El año pasado, un acuerdo entre Estados Unidos y Colombia que permitió un mayor acceso de tropas estadounidenses a bases colombianas provocó inquietud en la región. El mandatario venezolano, Hugo Chávez, afirmó que se trataba de un plan de invasión a su país.

Sin embargo, el tratado con Brasil no permitirá que Estados Unidos construya una base militar en territorio brasileño, pese a la especulación en medios sudamericanos respecto a esa posibilidad, aseguró una fuente diplomática.

"No existe una provisión para acceso especial a instalaciones (...), no hay una provisión para la construcción de nuevas instalaciones", declaró la fuente, que solicitó el anonimato.

La misma fuente reveló que el acuerdo contendrá una cláusula que garantice el respeto a la soberanía de cada país y su "integridad territorial", así como la no intervención en asuntos internos.

Pese a no tener un acuerdo marco vigente, fuerzas militares de Brasil y Estados Unidos han firmado otros pactos de defensa vinculados a áreas de cooperación específicas, incluyendo uno en el 2000 sobre el suministro de materiales de defensa estadounidenses, añadió la fuente diplomática.