México y Estados Unidos aprobaron varios cambios al Convenio Bilateral sobre Transporte Aéreo para incrementar la conectividad y el intercambio comercial, cultural, turístico y de carga, informó la Secretaría (Ministerio) de Comunicaciones y Transportes (SCT).

Los gobiernos de los dos países, después de 54 años de haberlo suscrito, alcanzaron un consenso con los diferentes actores de la industria de la aviación para modificarlo. El Ministerio lo envió al Senado para su revisión y ratificación.

La SCT resaltó que el acuerdo representa una apertura ordenada que expande los servicios, le inyecta potencia a la industría aérea y asegura la conectividad interna.

En un comunicado agregó que no considera un esquema de cielos abiertos ni el cabotaje, es decir, no se autoriza que entre dos ciudades mexicanas vuele una aerolínea extranjera.

Tampoco se permite que entre dos ciudades estadounidenses vuele una aerolínea mexicana.

El convenio considera que en vuelos de pasajeros se darán las llamadas tercera y cuarta libertades al aire sin ninguna limitante, de modo que cualquier aerolínea de ambos países podrá realizar vuelos de ida y regreso entre ciudades de las dos naciones sin restricción.

Con ello, se estima aumentará el número de rutas entre sus ciudades y permitirá la participación de todas las aerolíneas que cuenten con la capacidad de volar entre ambos territorios, lo que diversificará la oferta y beneficirá a los usuarios de los servicios aéreos de pasaje y carga.

Respecto de la transportación de carga, la cuarta, quinta y séptima libertades se aplicarán sin restricción alguna.

La séptima libertad hace referencia a los vuelos de aerolíneas pertenecientes a un país, las que podrán realizar vuelos desde una ciudad de la contraparte hacia un tercer país.