Washington. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y su par ruso, Dmitry Medvedev, sellaron el viernes un acuerdo sobre un histórico tratado de reducción de armas nucleares y se reunirán para firmarlo el 8 de abril en Praga.

Después de meses de estancamiento, un acuerdo amplio que reemplace el Tratado de Reducción de Armas Estratégicas (START, por su sigla en inglés) de la época de la Guerra Fría supone el logro más importante en política exterior de Obama desde que asumió el poder.

El acuerdo también da impulso a los esfuerzos del mandatario estadounidense para "reiniciar" sus relaciones con Moscú.

Obama y Medvedev pusieron los toques finales al histórico acuerdo durante una conversación telefónica, comprometiendo a las dos mayores potencias nucleares del mundo a realizar grandes recortes en sus arsenales.

"Me complace anunciar que después de un año de intensas negociaciones, Estados Unidos y Rusia se han puesto de acuerdo para el mayor pacto de control de armas en casi dos décadas", dijo el presidente estadounidense a periodistas.

En Moscú, Medvedev elogió el acuerdo como un reflejo del "equilibrio de intereses de ambos países", dijo el Kremlin.

En el marco del acuerdo de 10 años, cada lado tiene que reducir sus ojivas nucleares estratégicas desplegadas de las 2.200 permitidas actualmente a 1.550, y también hacer recortes notables en el arsenal de lanzadores, dijo la Casa Blanca.

La secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, dijo que el acuerdo enviará un mensaje a Irán y Corea del Norte, países implicados en disputas nucleares con Occidente, de un compromiso para evitar la proliferación nuclear.

"Con este acuerdo, Estados Unidos y Rusia, las dos mayores potencias nucleares del mundo, también envían una señal clara que pretendemos liderar", señaló Obama. "Al mantener nuestros propios compromisos bajo el Tratado de No Proliferación Nuclear, fortalecemos nuestros propios esfuerzos globales para detener la propagación de estas armas y para asegurar que otras naciones cumplan sus propias responsabilidades", agregó.

Obama y Medvedev tienen previsto firmar el nuevo Tratado para la Reducción de Armas Estratégicas, que sustituirá al pacto de 1991 que expiró en diciembre, el 8 de abril en Praga, capital de la República Checa, y antiguo satélite soviético, ahora miembro de la OTAN.

Ese día es el aniversario del discurso de Obama en Praga el año pasado en el que ofreció su visión para librar el mundo de las armas nucleares, y ayudará a impulsar una cumbre de seguridad nuclear que se celebrará en Washington el 12-14 de abril.