Naciones Unidas. El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, dijo este viernes en un reporte que integrantes de los cuerpos de paz del organismo han tenido tensos enfrentamientos con civiles libaneses, algo que diplomáticos de Occidente ven con creciente preocupación.

El último reporte de Ban Ki-moon al Consejo de Seguridad de la ONU afirma que los cascos azules en el sur de Líbano, una fuerza conocida como UNIFIL, han encontrado dificultades con civiles en varias ocasiones en los últimos meses.

Algunos diplomáticos occidentales dicen que militantes del movimiento Hezbollah alientan y participan esas confrontaciones entre civiles y UNIFIL. El reporte de Ban no confirmó la acusación pero dijo que hay razones para "dudar de las motivaciones de aquellos (civiles) involucrados" en algunos incidentes.

El enfrentamiento más serio, agregó, ocurrió el 4 de marzo cuando civiles bloquearon la ruta de una patrulla de UNIFIL y el Ejército libanés mientras realizaban una investigación conjunta sobre el disparo de armas automáticas en el pueblo de As-Suwwanan.

"Mientras realizaban un patrullaje a pie en el pueblo, tres miembros de UNIFIL fueron levemente heridos y dos vehículos de UNIFIL resultaron dañados durante un enfrentamiento con civiles que impedían (el paso de) la patrulla", dijo el reporte de Ban.

Varios diplomáticos del consejo dijeron, bajo condición de anonimato, que últimamente ha habido una serie de incidentes en los cuales se arrojaron piedras contra efectivos de UNIFIL.

Agregaron que varios países del Consejo de Seguridad, de 15 naciones, estaban instando a Líbano para desplegar más soldados al sur del río Litani.

La resolución 1701, que puso fin a las hostilidades en la guerra entre Israel y el poderoso grupo chiita Hezbollah del 2006, llama a terminar con el contrabando de armas. Prohíbe todas las armas no autorizadas entre el río Litani y la Línea Azul, la frontera monitoreada por la ONU entre Israel y Líbano.

Israel ha criticado a UNIFIL por no detener las armas que dice están llegando a las guerrillas de Hezbollah. La ONU sostiene que es responsabilidad de las autoridades libanesas.