Jartum. Estudiantes en Sudán desafiaron arrestos y golpes el martes, avanzando con unas protestas contra el gobierno inspiradas en las manifestaciones en el país vecino Egipto.

Activistas opositores, que culpan al gobierno por el alza de los precios de los alimentos y se manifiestan desde el domingo en todo el país, indicaron que planean más protestas para el 3 de febrero.

Este martes, unos 200 estudiantes se manifestaron fuera de la Universidad al-Nilein en Jartum antes de que cientos de policías los golpearan y rodearan la sede con 20 vehículos.

Hasta el momento, las protestas en Sudán han sido moderadas. La policía ha utilizado la fuerza para dispersar las reuniones ilegales sin permiso previo. Las manifestaciones raramente son permitidas en el país.

La tarde de este lunes, estudiantes en Gezira, el corazón agrícola de Sudán, y jóvenes del concurrido suburbio de Jartum de al-Kalakla se reunieron gritando consignas contra los crecientes precios y la represión.

Un estudiante murió por sus heridas después de ser golpeado por las fuerzas de seguridad, dijeron el lunes activistas. Las autoridades indicaron que no tenían reportes sobre la muerte.

El gobierno ha culpado a la oposición de tratar de crear caos en el país. La alianza opositora dijo el martes que líderes estudiantiles fueron detenidos tras una reunión en la capital y demandó la liberación de todos los prisioneros.

A principios de este mes, Jartum arrestó al líder de la oposición islamista Hassan al-Turabi y a media docena de miembros de su partido, pero los detenidos no han sido acusados. El gobierno también tomó medidas contra la prensa.

"Estas violaciones de los derechos son un patrón para silenciar las voces disidentes y limitar el acceso a la información", dijo en un comunicado el Centro Africano de Justicia y Paz.

"Las respuestas emprendidas por las fuerzas policiales (...) ejemplifican hasta qué punto el (partido oficialista) no está dispuesto a tolerar otras voces en el camino de la transformación democrática", apuntó.

El centro agregó que la policía había detenido a más de 100 personas en el primer día y que los arrestos continuaban con personas que eran sacadas de sus casas y oficinas. Los activistas buscan mantener un registro de cuántos miembros han sido detenidos.

Jartum está en un estado vulnerable luego de que la región petrolera del sur votó abrumadoramente a favor de separarse del norte en un referendo este mes. También está sumido en una profunda crisis económica.

Una devaluación de la libra sudanesa desató la inflación, y la decisión del gobierno de subsidiar productos petroleros y materias primas clave como el azúcar provocó protestas de menor tamaño en el norte el mes pasado.