El Cairo. El horario de votación en Egipto se ampliará el lunes hasta las 9 p.m. hora local (19:00 GMT), dos horas más tarde de lo previsto, dado que los colegios electorales para las elecciones legislativas aún seguían muy activos a última hora del día, dijo el consejo militar.

"La votación continuará hasta las 9 p.m. para adaptarse a la alta participación", dijeron las Fuerzas Armadas en un comunicado.

La nota no dijo cuál era la participación esperada, pero los observadores que supervisan las elecciones dijeron que durante todo el día hubo una continua y masiva afluencia a las urnas. El día comenzó con largas colas de votantes esperando.

La votación en esta primera fase de las tres rondas previstas para las elecciones de la cámara baja también tendrá lugar el martes.

Los egipcios votan en su primeras elecciones desde que una revuelta popular derrocara a Hosni Mubarak, en medio de temores a que los generales que reemplazaron al depuesto líder traten de aferrarse al poder.

En los nueve meses transcurridos desde el fin de las tres décadas de mandato de Mubarak, el cambio político en Egipto ha tambaleado, con los militares aparentemente más centrados en preservar su poder y privilegios que en fomentar cualquier transformación democrática.

La frustración estalló la semana pasada en unas sangrientas protestas que costaron 42 vidas y obligaron al consejo militar a prometer un gobierno civil para julio después de las elecciones parlamentarias y unas presidenciales ahora previstas para junio, mucho antes de lo anticipado previamente.

Unos 17 millones de egipcios pueden votar en la primera fase de votación de dos días que consiste en tres rondas de un sistema escalonado para la elección de los miembros de la Cámara baja, que culminará el 11 de enero.

En un complejo sistema electoral, los votantes eligen a una mezcla de listas de partidos y candidatos individuales.

Oprimidos durante el gobierno de Mubarak, los Hermanos Musulmanes y otros partidos islamistas se mantuvieron alejados de aquellos que desafiaban al consejo militar, por temor a obstruir unas elecciones que podrían abrirle el camino hacia el poder político.

Estados Unidos y sus aliados europeos, que valoran el tratado de paz entre Egipto e Israel, han instado a los generales a dejar rápidamente el poder, ya que consideran que su Gobierno provoca inestabilidad en la nación árabe más poblada.

Las tiendas de campaña de los manifestantes que exigen el fin inmediato del régimen militar seguían levantadas en la plaza Tahrir de El Cairo, pero tras una intensa lluvia nocturna sólo quedaban unas pocas decenas de manifestantes allí.

No hubo reportes de graves incidentes violentos en la jornada. Sin embargo, se produjeron algunos choques entre un grupo de mujeres en una estación electoral de Alejandría que abrió tarde porque no habían llegado las papeletas.

Al menos 1.000 personas hacían fila frente a una estación electoral en el distrito central Zamalek de El Cairo cuando la votación comenzó a las 08.00 hora local (0600 GMT).

"Estamos muy contentos de estar aquí y participar en las elecciones", dijo Wafa Zaklama, de 55 años, que votaba por primera vez en unos comicios parlamentarios. "¿Para qué servía antes?", se preguntó.