El Cairo. Hosni Mubarak fue detenido este miércoles durante 15 días, lo que da a la junta de generales que gobierna Egipto un respiro en las protestas por las sospechas de que estaba intentado proteger al antiguo líder de una investigación.

El ex presidente, derrocado el 11 de febrero por multitudinarias manifestaciones contra sus 30 años de régimen autoritario, fue trasladado a un hospital el martes tras sufrir lo que los medios estatales calificaron de una "crisis cardiaca". Una fuente médica dijo que la salud del ex mandatario "era inestable".

El fiscal había citado e interrogado a Mubarak por la muerte de manifestantes, malversación de fondos públicos y abuso de poder. Más de 380 manifestantes murieron en los 18 días de protestas que desencadenaron la caída de Mubarak.

"El ex presidente Hosni Mubarak fue detenido durante 15 días para una investigación", dijo la televisión estatal. Dijo que sus dos hijos, Alaa y Gamal, también han sido interrogados y detenidos.

En sus primeras declaraciones públicas desde su derrocamiento, a la cadena Al Arabiya el domingo, Mubarak negó haber cometido ningún delito.

Un helicóptero de las fuerzas armadas aterrizó cerca de un hospital en la localidad turística egipcia de Sharm el Sheij, en el mar Rojo, donde Hosni Mubarak estaba recluido, para llevar al ex presidente a El Cairo, informó el miércoles la televisión Al Yazira.

Una fuente de seguridad dijo a Reuters que Mubarak podría ser trasladado a El Cairo o a las afueras de la capital para ayudar a la investigación. No hubo confirmación oficial.

Los hijos del ex mandatario también habrían sido llevados a una prisión en las afueras de El Cairo, uniéndose a una lista de ex ministros y autoridades bajo investigación.

"Este es un paso importante para que el presidente rinda cuentas y poner fin a la sospecha de que el Estado y los militares estaban en connivencia con Mubarak", dijo Hasan Nafa, politólogo y activista del cambio.