El Cairo. Los Hermanos Musulmanes dijeron este lunes que su candidato, Mohamed Morsy, había ganado las primeras elecciones presidenciales libres celebradas en Egipto, pero una rápida maniobra legal de la junta militar durante la noche dejó claro que los generales piensan mantener el poder por el momento.

Una fuente del comité electoral dijo a Reuters que Morsy, un ingeniero de 60 años educado en Estados Unidos, tenía una cómoda ventaja sobre el ex general de la Fuerza Aérea Ahmed Shafik con casi todos los votos escrutados. Pero el resultado final, que le convertiría en el primer presidente civil desde hace 60 años, aún no ha concluido.

En cualquier caso, el nuevo presidente estará subordinado al menos durante un tiempo al consejo de los generales que el año pasado animó a su antiguo compañero Hosni Mubarak a dejar el cargo para acallar las protestas callejeras.

En el último capítulo de la tortuosa saga del país desde la revolución a la democracia, el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas emitió el domingo un decreto al término de los dos días de votación en el que establecía estrictos límites a los poderes del jefe de Estado. La víspera de los comicios ya había disuelto el Parlamento tras las elecciones de hace unos meses, que habían dado la mayoría a los islamistas.

Tanto liberales como islamistas denunciaron lo que calificaron de "golpe militar".

"El Ejército traspasa el poder al Ejército", dijo el irónico titular del periódico independiente Al Masry al Yum.

Los Hermanos, sin embargo, mostraron su alegría y desafío en las calles, y podrían retar las maniobras de los generales, que hacen dudar de su verdadera intención de entregar el poder a los civiles el 1 de julio - una promesa apoyada por los aliados de Egipto en Europa y Estados Unidos a pesar de su profunda desconfianza con el resurgir del islam político en las revoluciones de la Primavera Árabe.

"Gracias a Dios, que ha guiado a la gente de Egipto por el camino de la libertad y la democracia, uniendo a los egipcios en un futuro mejor", dijo Morsy, un ex prisionero político, en un discurso de victoria en el que prometió que como presidente no buscará "venganzas o ajustes de cuentas".

La fuente en el comité electoral dijo a Reuters que "los resultados mostrados por la campaña de Morsy en su web, en los que Morsy está por delante, reflejan en gran medida los resultados recopilados por el comité electoral".

Los Hermanos daban a su candidato un 52% de los votos, frente al 48% de Shafik, con una participación del 50%.

Reacciones. Sin embargo, un asesor de Shafik, el último primer ministro de Mubarak, se negó a admitir la derrota y acusó a Morsy de secuestrar el resultado.

Muchos votantes de los otros candidatos optaron por quedarse en casa o votaron en blanco en protesta por lo que consideraron una opción entre el antiguo régimen o un futuro estado religioso.

Cientos de simpatizantes de los Hermanos, muchos de cuyos integrantes fueron detenidos, torturados o asesinados durante el mandato de Mubarak, se congregaron en la plaza Tahrir, donde comenzó la revolución hace 16 meses, para celebrar el resultado.

"Gracias a Dios, nos hemos librado del mandato militar y del estado policial", dijo Mosa Isam, que iba con un grupo de mujeres con largas túnicas y velos faciales completos. "Esperamos que Morsy tome el poder del consejo y el Ejército vuelva a los cuarteles".

La "declaración constitucional" adoptada el domingo por la noche por el consejo militar que preside el almirante Husein Tantawi muestra que el Ejército, que también controla grandes áreas de la economía, no tiene intención de entregar un poder sustancial a su antiguo adversario.