Las ejecuciones del crimen organizado en la Ciudad de México se incrementaron 114% en el 2017, en comparación con el 2016; en tanto que el año pasado la capital cerró con 1.085 homicidios dolosos, equivalentes a un aumento de 45% comparado con los registros de hace un lustro, reportó la organización Semáforo Delictivo.

De acuerdo con información divulgada por la ONG y proporcionada por Lantia Consultores, el año pasado se registraron 267 ejecuciones del crimen organizado en la capital, en tanto que en el 2016 los asesinatos atribuidos a las bandas delincuenciales alcanzaron los 125 casos.

El registro de ejecuciones del 2017 es el segundo más alto en la última década en la CDMX, sólo después del 2013, cuando se registraron 289 ejecuciones atribuidas al crimen organizado, de acuerdo con los datos de Lantia Consultores.

Un año después, en el 2014, los asesinatos a causa de las bandas delictivas bajaron a 169, misma tendencia que se mantendría hasta el 2016.

Si se comparan los registros de hace una década con los del cierre del 2017, el aumento en los asesinatos del crimen organizado fue de 46.7%, ya que en ese 2007, los registros alcanzaron los 182 homicidios.

En tanto, los asesinatos en general en la Ciudad de México han ido en aumento desde el 2013. En dicho año, de acuerdo con los indicadores de la organización civil, se contabilizaron 746 averiguaciones previas por asesinatos; un año después, en el 2014, fueron 749; para el 2015 los registros alcanzaron los 854 casos y el 2016 concluyó con 952 averiguaciones por asesinatos en la Ciudad de México.

Por delegación. A su vez, las delegaciones que cerraron el 2017 a la cabeza en incidencia de los homicidios dolosos en la capital del país fueron Cuauhtémoc, que alcanzó una tasa de 21.2 asesinatos por cada 100.000 habitantes; le siguió Venustiano Carranza con una tasa de 20.9; y en tercer lugar se ubicó Gustavo A. Madero con 16.9 eventos.

Las ejecuciones del crimen organizado en la capital tienen que ver con la operación de grandes cárteles de la droga que operan especialmente en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México con el objetivo de exportar estupefacientes.

No obstante, expuso el Semáforo Delictivo, la tasa de homicidios dolosos en promedio en la capital terminó el año pasado en 12.3 eventos por cada 100.000 habitantes, por abajo de la tasa promedio nacional que se ubicó en el 2017 con 21.2 casos.

Operación de cárteles nacionales y locales. Las ejecuciones del crimen organizado en la capital tienen que ver con la operación de grandes cárteles de la droga que operan especialmente en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México con el objetivo de exportar estupefacientes, en específico las organizaciones Cártel Jalisco Nueva Generación y el Cártel del Pacífico, así como mafias locales, dijo Eduardo Guerrero, analista en seguridad por el Centro de Investigación y Docencia Económicas y socio de Lantia Consultores.

De acuerdo con el analista, dentro de los principales grupos de carácter local se encuentran la Unión de Tepito y sus escisiones, el Cártel de Tláhuac, además del Gastón o Familia Montealegre, los Rodolfos y los Coyotes, de la Familia Ortega, entre otros, indicó.

“La fragmentación de la Unión Tepito ha sido un factor importante del aumento de la violencia a lo largo del 2017”, precisó el especialista, al tiempo que afirmó que la expansión del Cártel de Tláhuac hacia el sur de la Ciudad de México “al menos hasta el abatimiento de su líder el Ojos”, ha seguido en segunda instancia al repunte de violencia en la capital.

No obstante, añadió, hay cuatro factores que han impedido que el crimen organizado penetre con mayor fuerza a la capital como ha sucedido con otras entidades del país: el número de policías, la oferta de educación media superior que ha crecido en las últimas dos décadas, la relación entre el Gobierno de la CDMX y el comercio informal y la regulación de los taxis en la capital, pues, enfatizó Guerrero, ésta es una forma común en la que el crimen organizado se expande en las ciudades.

Delitos que procesa la PGR. El tráfico de drogas, la violación a la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos, uso de documento falso y violación a la Ley de Instituciones de Crédito agruparon el mayor número de ilícitos que procesó la PGR en los 15 Juzgados de Distrito de Procesos Penales Federales de la Ciudad de México, logrando en el 2017 un total de 403 sentencias condenatorias en el sistema tradicional.

El Agente del Ministerio Público informó que bajo el esquema anterior de impartición de justicia, el delito más frecuente en el que intervino para poner a un presunto responsable ante los tribunales fue contra la salud en sus modalidades de posesión, transporte y comercio de droga.

Le siguió violación a la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos, en su modalidad de portación de arma de fuego sin licencia, así como uso de documento público falso, abuso sexual, secuestro y defraudación fiscal, principalmente.