Bogotá. El Ejército de Colombia mantendrá a sus 235.000 efectivos en medio de su proceso de modernización, sin importar la posibilidad de que el Gobierno alcance un acuerdo de paz con la guerrilla de las FARC, dijo este martes un oficial de alto rango.

La negociación de paz que el Gobierno inició en Cuba a finales del 2012 con las izquierdistas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) para acabar con el prolongado conflicto armado que ha dejado 220.000 muertos, generó temores de una reducción del número de integrantes del Ejército.

Aunque las FARC firmen un acuerdo de paz y dejen las armas, los militares continuarán enfrentando a otro grupo rebelde más pequeño, el Ejército de Liberación Nacional, con el que aún no se inicia una negociación formal de paz, además de las bandas criminales dedicadas al narcotráfico y a la minería ilegal.

El general Alberto José Mejía defendió el proceso de transformación, al que catalogó como una necesidad producto de una iniciativa propia y no una imposición de las FARC como señalan sectores políticos que critican la negociación de paz.

El ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, dijo por su parte que con la transformación se destinarán más efectivos a la protección de las fronteras, al cuidado del medio ambiente, la atención de desastres e incluso la seguridad en las ciudades.

"La transformación no es perder, no es reducción, no es menos soldados, es un fortalecimiento institucional", explicó el oficial.

El ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, dijo por su parte que con la transformación se destinarán más efectivos a la protección de las fronteras, al cuidado del medio ambiente, la atención de desastres e incluso la seguridad en las ciudades.

"Esta transformación es para fortalecer el Ejército. Tenemos un Ejército para la paz o para la guerra", sostuvo Villegas.