Managua. A través de un comunicado de prensa, el Ejército de Nicaragua negó este martes que su personal y su armamento esté participando en "actividades de orden público” contra la población civil, en el marco de la crisis sociopolítica que atraviesa este país y que se ha cobrado la vida de más de 320 personas desde el pasado 18 de abril.

Las fuerzas militares de tierra se declararon víctimas de una "campaña calumniosa”, tras la publicación de imágenes donde se apreciaría la presencia de tropas en actos de represión.

"El Ejército de Nicaragua reitera que tiene control absoluto de su personal, armamento y medios de todo tipo. No existe un solo hecho donde esté involucrado personal de nuestra institución en actividades de orden público", dice el reporte.

En las últimas semanas circularon profusamente en las redes sociales imágenes de supuestos efectivos militares junto a policías y grupos de civiles armados, en operativos contra manifestantes opositores.

El ex guerrillero y mayor en retiro de las Fuerzas Armadas, Roberto Samcam, denunció que el Gobierno utilizó el fin de semana pasado a personas vestidas de civil para manipular armamento exclusivo del Ejército.

También han circulado fotografías de francotiradores y de hombres portando ametralladoras PKM, lanzacohetes RPG-7 y granadas de fragmentación que, según expertos, serían de uso exclusivo de la entidad castrense.

"Montaje de actos”. "Rechazamos el montaje de actos donde nunca hemos estado, las falsas informaciones e imágenes manipuladas que tienen como objetivo hacer creer el involucramiento de personal y armamento del Ejército", sostuvo la institución.

El ex guerrillero y mayor en retiro de las Fuerzas Armadas, Roberto Samcam, denunció que el Gobierno utilizó el fin de semana pasado a personas vestidas de civil para manipular armamento exclusivo del Ejército.

Estos grupos perpetraron ataques en las ciudades de Jinotepe y Diriamba, en el Pacífico, así como en Matagalpa, en la zona norte de Nicaragua, que dejaron al menos 20 muertos, según organismos humanitarios.

Diversos sectores han pedido al Ejército desarmar a esas fuerzas armadas irregulares que actúan con la aquiescencia del Gobierno, tema al que no se refirió esa institución.