Excelsior.com.mx. El secretario de la Defensa Nacional (Sedena), general Guillermo Galván, se pronunció este jueves por seguir impulsando la equidad de género, el desarrollo de las mujeres y el respeto por los derechos humanos.

Expresó que la lealtad de las fuerzas armadas se expresa en el reconocimiento de los errores cometidos y la aceptación de recomendaciones en torno a las garantías, así como en el impulso a la equidad de género.

“Privilegiamos el respeto a los derechos humanos. ¿Que ha habido errores?, desde luego que sí, reconocerlo es lealtad, como lo es aceptar las recomendaciones que nos hacen los organismos competentes”.

Ante el presidente Felipe Calderón, en la ceremonia de la Marcha de la Lealtad, el secretario insistió en la importancia de contar con un marco legal que les permita custodiar mejor a la comunidad y preservar la integridad y prestigio de la institución.

Exaltó, además, la importancia de la lealtad para la cohesión del Ejército.

La Sedena se suma a la equidad de género. El secretario de la Defensa Nacional, Guillermo Galván, definió ayer que la lealtad de las Fuerzas Armadas se expresa con entusiasmo en el impulso a la equidad de género para garantizar el desarrollo de las mujeres.

En la tradicional ceremonia de la Marcha de la Lealtad, el titular de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) habló de la importancia de ese valor heredado y dijo que también se expresa en el reconocimiento de los errores cometidos en el respeto a los derechos humanos, en la lucha anticrimen.

Ante el presidente Felipe Calderón, el general Galván, único orador en el acto, exaltó la importancia de la lealtad para la cohesión de la institución militar.

Sostuvo que ese valor se concreta cuando “de sentimiento pasa a una auténtica manifestación”, y es una virtud, agregó, de doble vía.

Galván expuso que en las Fuerzas Armadas, la lealtad se encuentra colocada “por encima y junto de todos los valores”, porque sin ella, alertó, “los demás no significan, no irradian, pierden su sentido”.

Sostuvo que para el Ejército hay “referencias cardinales obligatorias“ para garantizar la democracia en México como son, enumeró, el rechazo a la impunidad, la equidad de género, la transparencia, la rendición de cuentas, la atención prioritaria a la ciudadanía y el respeto a los derechos humanos.

Respecto de la igualdad entre los géneros, enfatizó: “Somos leales a la mujer que aspira a su desarrollo y a ejercer su legítimo derecho para contar con un proyecto de vida, al sumarnos con determinación y entusiasmo a las políticas del gobierno federal que impulsan la equidad de género”.

Necesidad de reformas. Al abordar el tema del crimen organizado, Galván advirtió que éste representa una amenaza para la seguridad interna y defendió el rol que juegan las Fuerzas Armadas en la estrategia de seguridad.

Reiteró la necesidad de reformas que le den sustento jurídico a ese desempeño y exaltó la sensibilidad y empatía que, le dijo al presidente Felipe Calderón, ha tenido con la tropa.

Ante el representante del Congreso, el senador del PAN José González Morfín, insistió en la importancia de contar con un marco legal que le permita a los uniformados custodiar mejor, dijo, a la comunidad y preservar la integridad y prestigio de la institución.

“No se trata de arrogarnos privilegio alguno ni desempeñar funciones que no nos corresponden”, expuso.

En ese contexto habló de la lealtad: “Privilegiamos el respeto a los derechos humanos. ¿Que ha habido errores? Desde luego que sí, reconocerlo es lealtad, como lo es aceptar las recomendaciones que nos hacen los organismos competentes, es lealtad a las víctimas y sus familias, sancionar a los infractores comprobados y reparar el daño causado“, expuso.

Pero enseguida aclaró que “también es lealtad al subalterno investigar a fondo y discernir aquellos casos tendenciosos que buscan desprestigiar a la institución y desviar la acción de la justicia a favor de los delincuentes”.

Describió a la delincuencia organizada como una rémora que durante décadas ha invadido a un organismo y que, reconoció, que se trata de un fenómeno que se apropió de las instituciones del Estado.

Galván asumió que en ese apoderamiento, el crimen diversificó sus ominosas actividades para despojar a la sociedad lo que por derecho le corresponde generando un clima de violencia inusitado.

“Es evidente que en aquellas latitudes del territorio nacional, el espacio de la seguridad pública está totalmente rebasado. Es menester reconocer que es la seguridad interior la que hoy se encuentra seriamente amenazada. Confrontar esta realidad con toda la fuerza del Estado, como lo previene la Carta Magna, fue la decisión responsable y valerosa asumida por  el señor Presidente de la República desde el inicio de su administración.”

A modo de despedida, porque ésta fue la sexta y última Ceremonia de la Lealtad encabezada por el presidente Calderón, Galván se refirió a su relación con las fuerzas armadas, al manifestar que el acatamiento a su mando enorgullece a los uniformados.

“Usted es y ha sido un comandante sensible, valiente y honesto identificado con y por sus tropas, empatía que las y los generales, jefes, oficiales, cadetes y personal de tropa en activo y en retiro hemos palpado en sus inéditas acciones de mando y moral reflejadas en el bienestar de las mujeres y hombres militares y en el de sus derechohabientes”, manifestó.

Concluyó su mensaje con el señalamiento de que el instituto armado es confiable y sabe con quién, contra quién y para qué luchan.

“Los soldados estamos con México en las buenas y en las difíciles“, ofreció Galván.