Para el miércoles 1 de junio ha quedado prevista la asamblea en la que se espera definir la reincorporación de Honduras al seno de la Organización de Estados Americanos (OEA).

En una sesión extraordinaria, los miembros del Consejo Permanente acordaron este martes que será hasta la próxima semana que se discutirá la situación de Honduras y su retorno al organismo, del cual el país fue suspendido el 4 de julio de 2009.

Con 31 votos a favor, uno en contra (Ecuador) y un ausente (Santa Lucía), el Consejo Permanente determinó este martes convocar a una asamblea general extraordinaria para discutir el retorno de Honduras luego de la firma del Acuerdo de Cartagena entre el presidente Porfirio Lobo y el exgobernante Manuel Zelaya.

El documento será conocido y discutido la próxima semana por los cancilleres de los países miembros de la OEA.

En su resolución final, el Consejo Permanente resolvió en Washington "convocar un período extraordinario de sesiones de la Asamblea General de la OEA, a celebrarse en la sede de la Organización el día miércoles 1 de junio a las 11:00 de la mañana, para que esta adopte las decisiones que estime apropiadas en relación con el levantamiento de la suspensión del derecho de Honduras de participar en la OEA".

Fuentes diplomáticas en Washington restaron importancia al voto en contra de Ecuador, y aseguraron que otros países están conversando con Quito para lograr que el reingreso de Honduras a la organización se logre de forma unánime.

El encuentro fue programado cuatro días antes de la 41° Asamblea General, a realizarse del 5 al 7 de junio en El Salvador, en donde se espera que Honduras ya pueda participar como miembro activo de la OEA.

El país se encuentra a un paso de volver a integrar las filas del organismo ante la firma del Acuerdo de Cartagena, que fue suscrito con la mediación del presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, y el gobernante de Venezuela, Hugo Chávez.

Aunque el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, había expresado su esperanza de que la asamblea extraordinaria de cancilleres fuera convocada por unanimidad, el voto contrario de la representante de Ecuador empañó ese objetivo.

"A pesar de los esfuerzos realizados (...) no se han cumplido las condiciones no menores establecidas para el retorno", dijo la representante de Ecuador, María Isabel Salvador.

Países como Nicaragua, Bolivia, Brasil y Argentina se habían opuesto a que Honduras regresara a la OEA sin que antes se resolviera la situación de Zelaya, pero a raíz del Acuerdo logrado el domingo en Cartagena, ayer votaron a favor.

Cabe mencionar que Guatemala fue quien propuso, a título de los países miembros del Sistema del Sistema de Integración Centroamericana (Sica), la convocatoria a una asamblea general extraordinaria para abordar el asunto de la reincorporación de Honduras a la OEA.

Insulza dijo que es posible realizar la sesión en el último día laborable disponible antes de que la OEA celebre su reunión anual en El Salvador del 5 al 7 de junio, pero advirtió que no sería posible postergarla hasta la noche o durante la madrugada porque muchos de los participantes necesitan viajar la mañana del jueves a San Salvador.

Colombia y Venezuela sirvieron de garantes para la firma del documento de Cartagena de Indias, el cual surgió después de que el 9 de abril Lobo se reuniera con Santos y Chávez, quienes se ofrecieron a facilitar la llegada de Zelaya a Tegucigalpa como paso previo para que Honduras sea admitida de nuevo en la OEA.

La iniciativa se denomina "Acuerdo para la Reconciliación Nacional y la Consolidación del Sistema Democrático en la República de Honduras" y en su primer punto garantiza que "todas las acciones y decisiones del gobierno de Honduras (se enmarcan) en el estricto cumplimiento de la Constitución y la ley".

El Acuerdo de Cartagena garantiza el regreso de "Mel" a Honduras con el reconocimiento pleno de sus derechos, según la Constitución, incluyendo el ejercicio de su acción política y las condiciones de seguridad para él y sus exfuncionarios.

Asimismo, compromete al presidente de la República a "velar de manera especial por el cumplimiento de la Constitución en lo referente a las garantías de respeto y protección de los derechos humanos".

El documento también señala que el gobierno de Honduras velará por el cumplimiento de las garantías que la ley concede para que el Frente Nacional de Resistencia active como partido político.

En otro de sus puntos reconoce las figuras del plebiscito y el referéndum como mecanismos de consulta y participación que permiten someter a la voluntad del pueblo de manera directa las decisiones políticas, sociales y económicas, incluido el tema de la constituyente.

En su último punto, el documento establece la constitución de una comisión de seguimiento que será integrada originalmente por los cancilleres de Colombia y Venezuela, María Holguín y Nicolás Maduro, respectivamente.

El Acuerdo de Cartagena ya le valió a Honduras la normalización de las relaciones con el gobierno del nicaragüense Daniel Ortega.

El documento suscrito entre Lobo y Zelaya fue posible tras anulación de los procesos por corrupción al exgobernante el pasado 2 de mayo a través de la Corte Suprema de Justicia (CSJ).

Respaldo de EE.UU. La convocatoria de la asamblea extraordinaria de cancilleres de la OEA para debatir el reingreso de Honduras goza de fuerte consenso, declaró ayer el secretario de Estado adjunto para América Latina, Arturo Valenzuela.

"Creemos que esto va a resultar y ha sido un éxito por parte de la diplomacia colombiana y venezolana", destacó Valenzuela a la AFP en declaraciones por teléfono.

Los cancilleres se reunirán el próximo 1 de junio, según decidieron todos los representantes del Consejo Permanente de la OEA, a excepción de Ecuador, que votó en contra de la asamblea extraordinaria por considerarla prematura.

"Lo que hemos visto es que se ha ido logrando un fuerte consenso", destacó Valenzuela.

Fuentes diplomáticas en Washington restaron importancia al voto en contra de Ecuador, y aseguraron que otros países están conversando con Quito para lograr que el reingreso de Honduras a la organización se logre de forma unánime.

De lograrse el reingreso de Honduras el miércoles 1 de junio, todos los países centroamericanos podrán presentar un frente unido ante los países donantes, como Estados Unidos y la Unión Europea, para lograr apoyo financiero a sus planes de lucha contra el crimen organizado.

"La preocupación nuestra era que era muchísimo más difícil acompañar una estrategia fuertemente regional cuando uno tenía esta situación lamentable de marginalización de Honduras, de no relaciones diplomáticas entre Honduras y Nicaragua, de conflicto entre Nicaragua y Costa Rica", consideró Valenzuela, tras regresar de una visita de trabajo a San José.

Por su parte, el Mercosur elogió el pacto de reconciliación suscrito por Lobo y Zelaya, y lo consideró "un paso fundamental para la convivencia política internacional de Honduras", según un comunicado difundido ayer.

"Los países miembros del Mercosur (Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay y Venezuela en proceso de adhesión) acompañaron con satisfacción la firma del acuerdo entre el gobierno de Honduras y el expresidente Manuel Zelaya", dice el comunicado divulgado por la cancillería brasileña.

Ayer el Parlamento Latinoamericano, Capítulo Venezuela (Parlatino), aprobó de manera unánime en sesión ordinaria la salutación por el "Acuerdo para la Reconciliación Nacional y la Consolidación del Sistema Democrático en la República de Honduras", así lo señaló su presidente, diputado Rodrigo Cabezas.

Asimismo, el gobierno español se congratuló ayer por el acuerdo de reconciliación sellado entre el presidente Porfirio Lobo y su antecesor, Manuel Zelaya, depuesto en 2009.

En un comunicado del Ministerio de Asuntos Exteriores, el Gobierno felicita a Lobo y Zelaya por el pacto, así como por la "madurez democrática" demostrada.