Al menos el 60% de los refugiados sirios serán niños, anunció en conferencia de prensa el director de Derechos Humanos, Javier Miranda. Los niños llegarán con sus familias, en el sentido ampliado del concepto. En El Líbano, donde están asentados sirios que huyeron de la guerra civil, hay muchos niños huérfanos, que tienen como referentes a varones mayores. “Es posible que vengan niños con vínculos familiares que no son vínculos de consanguinidad directa”, aclaró Miranda.

Los refugiados llegarán en dos contingentes. El primero arribará en setiembre de este año, con 40 personas; el segundo en febrero del año próximo con 80 personas. La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) apoyará a la Dirección de Derechos Humanos en el traslado de los refugiados hasta territorio uruguayo.

Miranda anunció además que hay ofrecimientos de colegios privados para otorgarles beca a los niños y de la comunidad árabe en Uruguay para que proponer una salida laboral.

La oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) se encargará de realizar la preselección de los refugiados. Luego, una delegación de Uruguay seleccionará, en conjunto con ACNUR, a los beneficiarios.