Río de Janeiro.  El 72% de los brasileños cree que el país está en declive, aunque el 80% de ellos considera que se puede recuperar, según un informe divulgado este martes.

     Los datos, presentados por el Insituto Ipsos tras un sondeo en 22 países, muestra que apenas en Sudáfrica, Italia y Corea del Sur hubo más pesimistas sobre la situación de su país (73%).

     Según los responsables del estudio, la mayor parte de la población entrevistada consideró que los actuales modelos político y económico fallaron y ahora quieren cambios.

     En el otro lado, Brasil aparece como el quinto país más optimista, con el 80% de los entrevistados pensando que se recuperará, algo atribuido a un deseo de un proceso de cambio demostrado en algunas elecciones.

     Además, el 69% de los brasileños entrevistados sienten que los políticos y sus partidos no se importan con la población. La media es superior a la de los 22 países, que fue del 64%.

     El pesimismo que muestra la población brasileña es fruto de la crisis económica que vive el país, cuyo Producto Interno Bruto (PIB) se contrajo un 3,8% en 2015, el peor resultado en 25 años, y debe hacerlo en un 3,5% en 2016, junto a un aumento del desempleo y una alta tasa de interés que restringieron el crédito y con ello, el consumo.