De acuerdo con el informe más reciente de la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA), la venta ilegal de metanfetaminas, heroína, cocaína y marihuana, las cuales se introducen a Estados Unidos principalmente a través de México, produce una ganancia anual de US$22.000 millones para los distintos cárteles mexicanos.

Asimismo, el documento con cifras del 2012 detalla que en la economía mexicana hay un excedente de entre US$9.200 y US$10.200 millones que al final del año no justifican una fuente legítima y agrega que en EU se destinan anualmente US$65.000 millones a la compra de drogas ilegales, de los cuales confiscan sólo US$1.000 millones.

La Suprema Corte de Justicia de la Nación discute una propuesta que podría legalizar el consumo y cultivo personal de marihuana para uso recreativo.

La propuesta del magistrado Arturo Zaldívar -parte del grupo liberal dentro de la Suprema Corte- declararía inconstitucionales partes de varios artículos de la Ley General de Salud que prohíben el uso y cultivo del estupefaciente, pero su venta seguiría siendo ilegal.

Éste concedería un amparo a un grupo de personas que solicitó en el 2013 al regulador de riesgos sanitarios de México, la Cofepris, un permiso para cultivar y usar marihuana, el cual les fue negado.

Tribunales mexicanos se inclinan recientemente a favor del uso de la marihuana con fines medicinales. En septiembre, una corte concedió a una familia permiso para usar un medicamento a base de marihuana para tratar la epilepsia de una niña de ocho años.

Tribunales mexicanos se inclinan recientemente a favor del uso de la marihuana con fines medicinales. En septiembre, una corte concedió a una familia permiso para usar un medicamento a base de marihuana para tratar la epilepsia de una niña de ocho años.

Sobre la marihuana. Si bien es cierto se ha reducido su consumo a nivel internacional, la Organización de Estados Americanos, en su último Informe Mundial sobre las Drogas, alertó que una eventual legalización del enervante provocaría la pérdida de los ingresos de los cárteles.

Sin embargo, la organización aclaró que con respecto a la violencia relacionada con el narcotráfico en México el resultado podría ser incierto. “Las pruebas empíricas sobre los cambios de la violencia asociados con las ganancias de las drogas ilícitas son mixtas y ofrecen poca guía.

“De cualquier manera, una gran pérdida de los ingresos por la venta de la marihuana afectaría a algunas organizaciones de traficantes en mayor medida que a otras. Por ejemplo, los ingresos de la organización de Sinaloa (que encabeza Joaquín el Chapo Guzmán y el Mayo Zambada) podrían caer en 5%.

“Esto plantea la posibilidad de que los rivales de Sinaloa se aprovecharían de su posición debilitada e intentarían tomar control de parte de su territorio, generando así una mayor violencia a corto y mediano plazo.

“Una gran disminución de los ingresos procedentes de la marihuana también podría generar violencia entre las organizaciones de narcotraficantes al incitar a los miembros a competir por un monto menor de ingresos y menos empleos. Por otro lado, una disminución de las ganancias podría reducir la violencia a largo plazo a medida que las potenciales ganancias para ingresar al mercado de las drogas y luchar por el control serían menores. Aun cuando los efectos de la violencia no son menores, puede resultar difícil distinguirlos a la luz de otros cambios.

“Cualquier cambio en el mercado del cannabis tomará cierto tiempo desarrollarse y puede ocurrir en forma simultánea con otros cambios que también afectan los índices de violencia en México”.

En un estudio del Centro de Estudios Sociales (2012) de manejo legislativo se informó que ese año la Secretaría de Hacienda y Crédito Público identificó, por igual, que en el sistema financiero mexicano se registra un excedente de US$10.000 millones al cierre del año fiscal, que presuntamente el Fondo Monetario Internacional (FMI) estima que el lavado de dinero en el mundo podría representar entre 2 y 5% del Producto Interno Bruto global, con un costo monetario que se ubicaría en un rango de entre US$590.000 millones y US$1,5 billones.