Ginebra. El máximo funcionario de Derechos Humanos de Naciones Unidas expresó su preocupación el lunes por la decisión del Gobierno de Donald Trump de acabar con un programa para inmigrantes que llegaron al país ilegalmente cuando eran niños, e instó al Congreso estadounidense a darles estatus legal en el país.

Trump eliminó la semana pasada el programa llamado Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés), que protege de la deportación a casi 800.000 jóvenes que llegaron a Estados Unidos ilegalmente cuando eran niños, y ordenó desmantelar gradualmente la iniciativa en un plazo de seis meses para que el Congreso elabore una nueva legislación.

La iniciativa de Trump, que aplaza el fin real del programa, deja la responsabilidad del destino de los "Dreamers" en mano de sus camaradas republicanos, que controlan el Congreso. No obstante, desde la llegada al poder de Trump en enero, no han sido capaces de aprobar leyes importantes y ya mostraron en el pasado sus agudas divisiones en materia de inmigración.

En referencia a la medida contra los llamados inmigrantes “Dreamers”, el alto comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Ra‘ad al-Hussein, dijo en Ginebra: “Espero que el Congreso ahora actúe para brindar estatus legal permanente a los ex beneficiarios de DACA”.

“Me preocupan las crecientes detenciones y deportaciones de inmigrantes sólidamente establecidos y respetuosos con las leyes”, agregó Zeid.

La iniciativa de Trump, que aplaza el fin real del programa, deja la responsabilidad del destino de los "Dreamers" en mano de sus camaradas republicanos, que controlan el Congreso. No obstante, desde la llegada al poder de Trump en enero, no han sido capaces de aprobar leyes importantes y ya mostraron en el pasado sus agudas divisiones en materia de inmigración.

En el 2012, Obama evitó al Congreso y creó el DACA a través de un decreto, luego de que los legisladores no consiguieran aprobar una ley que habría concedido una vía a la ciudadanía a jóvenes inmigrantes.

Elaine Duke, jefa interina del Departamento de Seguridad Nacional, emitió un memorando que suspendía el DACA. El Gobierno entregará un plazo -hasta el 5 de octubre- para que algunos beneficiarios del programa cuyo permiso de trabajo expira el 5 de marzo soliciten una renovación.

Eso significa que algunos de los beneficiarios podrían permanecer en Estados Unidos hasta el 2019.

Los beneficiarios del DACA con permisos expirados serán elegibles para deportaciones, pero serán una prioridad menor para que los agentes de inmigración actúen, de acuerdo a funcionarios del Gobierno.