Los canadienses han elegido el cambio, un cambio real", dijo Trudeau, de 43 años, en un discurso pronunciado tras conocerse los resultados. "Seré el primer ministro de todos los canadienses", prometió el dirigente de centro-izquierda, a la vez que anunció una "política positiva", centrada sobre todo en la clase media.

Los liberales obtuvieron 184 mandatos en el Parlamento, lo que les da una cómoda mayoría absoluta (hacen falta un mínimo de 170), informa la emisora CBC. El resultado es mejor del esperado en las encuestas, que les daban mayoría pero con necesidad de buscar un socio de coalición.

El partido sumó casi 40% y más de la mitad de los distritos electorales, por lo que no hay obstáculos para que asuma el gobierno Trudeau, hijo mayor del ex primer ministro liberal Pierre Trudeau, que gobernó entre 1968 y 1984 con una breve interrupción.

Debacle conservadora. El Partido Conservador fue la segunda fuerza más votada y obtuvo 99 mandatos, pero pese a ello sufrió una verdadera debacle, con un 32% de los sufragios y la pérdida de más de 80 legisladores.

Stephen Harper, de 56 años, renunció a su puesto al frente del partido pero seguirá como parlamentario. "El resultado ciertamente no es el que esperábamos", dijo al reconocer su derrota ante sus seguidores en la metrópoli petrolera de Calgary, en el centro del país. "Pero el pueblo siempre tiene la razón. Hemos puesto todo sobre la mesa, lo hemos dado todo, y no nos arrepentimos de nada", añadió.

El resultado fue negativo también para el izquierdista Nuevo Partido Democrático (NPD), de Tom Mulcair, que aspiraba a desafiar el dominio tradicional de liberales y conservadores pero sólo sumó 44 bancas, menos de la mitad de las que obtuvo en las anteriores elecciones en 2011.

El factor económico. Entre las promesas electorales de Trudeau se cuenta reducir el déficit anual 10.000 millones de dólares canadienses (US$7.800 millones) para relanzar la economía del país. También ha anunciado que mejorará las relaciones de Canadá con el Gobierno del presidente estadounidense, Barack Obama, que retirará al país de la misión de combate contra milicianos del Estado Islámico y favorecerá la entrega de ayuda humanitaria.

Por su parte, Harper hizo campaña centrado en valores tradicionales de los conservadores, como recortes de impuestos para la clase media y seguridad interior y en el extranjero. Sin embargo, fue difícil para el dirigente, cuyos casi diez años de gobierno coincidieron con la peor crisis económica mundial desde la Gran Depresión, que causó la pérdida de cientos de miles de puestos de trabajo en la industria nacional.

Tampoco ayudó la caída en los precios del petróleo y otras materias primas en vista de que la base electoral de Harper está en el occidente del país, rico en crudo y gas.