La polarización política que vive Brasil ha quedado reflejada este domingo en la segunda vuelta electoral, en la que Dilma Rousseff, candidata por el Partido de los Trabajadores (PT), ganó en la mayoría de los estados del norte y noreste, los más pobres del país, mientras que su rival Aécio Neves lo hizo en el sur y sureste, los más ricos y desarrollados.

Bastión del gubernamental PT, la zona del noreste volvió a ser decisiva para la victoria electoral de Rousseff, como ya lo fue en dos ocasiones con Lula da Silva y en 2010 con la propia Rousseff.

La actual jefa de Estado se impuso en 15 de los 27 estados del país. Concretamente lo hizo en Amazonas, Pará, Amapá, Maranhao, Tocantins, Piauí, Ceará, Río Grande do Norte, Paraíba, Pernambuco, Alagoas, Bahía, Minas Gerais y Río de Janeiro.

Por su parte, el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) ganó en los estados de Roraima, Acre, Rondonia, Mato Grosso do Sul, Mato Grosso, Goiás, Sao Paulo, Espirito Santo, Paraná, Santa Catarina, Río Grande do Sul y el Distrito Federal.

La victoria del PT en la zona del norte y noreste era esperada, así como la de Neves en la región del sur y sureste. Las ayudas económicas mediante programas sociales iniciadas durante el Gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva le supusieron un cultivo de votos en estas regiones, las más pobres de Brasil y que cuentan con los peores índices de desarrollo humano del país.

Por contra, el sur, más próspero y desarrollado, donde se encuentra Sao Paulo, el motor económico del país, se decantó por Aécio Neves, como suele ser habitual.

5053

No obstante, hubo varias sorpresas. La más significativa fue la victoria de Dilma Rousseff en Minas Gerais, segundo mayor colegio electoral de Brasil ubicado en la región del sureste y donde Neves fue gobernador, siendo reelegido en 2006 con un histórico 77% de los votos, la mayor victoria lograda en la región.

Aunque Rousseff nació en Minas Gerais, su carrera política la hizo en el estado de Río Grande do Sul, el más austral del país, donde este domingo ganó el PSDB y además, el PT perdió el Gobierno regional.

Otra sorpresa fue en Río de Janeiro, el segundo estado más importante del país, en el que se impuso Rousseff ajustadamente.

En los estados amazónicos sorprendió la victoria de Neves en Roraima, fronterizo con Venezuela y Guyana, así como Acre y Rondonia, en la parte oeste y fronterizos con Perú y Bolivia, donde el PSDB se impuso al PT.

Por ciudades, el PT se impuso en 3.527 municipios, mientras que el PSDB ganó en 2.043 ciudades brasileñas.