El presidente del Partido de los Trabajadores de Brasil, Rui Falcao, denunció este lunes que el gobierno interino de Michel Temer quiere "terminar con el multilateralismo" de la política exterior brasileña y adoptar "dependencia" de Estados Unidos.

Lo hizo en un comunicado, antes de participar de la reunión de la dirección ejecutiva del partido de Dilma Rousseff, la presidenta suspendida el jueves pasado de su cargo, quien espera un juicio político del Senado y dio paso a la asunción de su vicepresidente, Michel Temer, quien se pasó a la oposición.

"Apenas comenzó, el gobierno usurpador confirma lo que ya preveíamos. En su primera entrevista -y la de algunos ministros- el presidente interino anuncia la disposición de avanzar en privatizaciones, en revisar políticas sociales y reforma agraría, así como terminar con el multilaterilsmo, retornando a la dependencia de Estados Unidos", dice Falcao.

La política externa de Temer está en medio de un cambio de rumbo respecto de la gestión de Rousseff, luego de que fuera convocado como canciller el opositor José Serra, del Partido de la Social Democracia Brasileña, nuevo aliado del Partido del Movimiento de la Democracia Brasileña (PMDB) del gobierno provisorio.

Serra, en comunicados del Palacio del Itamaraty calificó de "falsedades" las interpretaciones hechas por el secretario general de la Unasur, Ernesto Samper, y los gobiernos de Ecuador, Bolivia, Cuba, Venezuela y Nicaragua, sobre que la salida de Rousseff se trató de un "golpe parlamentario".

El nuevo ministro de Relaciones Exteriores -el primer no diplomático en 15 años- declaró el sábado que "el tono de las notas corresponde a las falsedades que están siendo debatidas y cuando mayores las falsedades, más fuerte será el tono, cuánto más pequeñas, menos fuerte será el tono".

El gobierno de El Salvador anunció que retirará su embajador en Brasilia en repudio a lo que considera un "aparente golpe de Estado" producto de la "manipulación política" del proceso contra Rousseff en el Congreso, según dijo el presidente Salvador Sánchez Cerén.