Washington, EFE. El reverendo Luis León, de origen cubano, bendijo este lunes al presidente estadounidense, Barack Obama, en español al final de la ceremonia de investidura presidencial en la escalinatas del Capitolio.

"Señor Presidente, Vicepresidente, que Dios los bendiga todos sus días", dijo León, párroco de la iglesia episcopaliana de St. Johns en Washington.

Obama y su familia acudieron a primera ahora de la mañana a misa a esta congregación, conocida como la "Iglesia de los presidentes", y que se encuentra justo enfrente de la Casa Blanca.

León citó en su intervención en el Capitolio a Martin Luther King, el histórico líder de los derechos civiles, cuya fiesta nacional se celebra también hoy, como referente por su sentido de la comunidad y amor por el prójimo.

Para jurar su cargo, Obama usó dos ejemplares de la Biblia, uno empleado hace 150 años por Abraham Lincoln y otro que fue propiedad de Martin Luther King.

"Con la bendición del Señor, veremos que hemos sido creados a su imagen, no importa si somos morenos, negros, blancos, hombres o mujeres, inmigrantes, estadounidenses de primera generación o hijos de la revolución estadounidense, gais o heterosexuales, ricos o pobres", agregó ya en inglés.

León llegó a Estados Unidos a los 12 años, en 1961, dentro de la llamada "Operación Peter Pan", un masivo éxodo de niños cubanos enviados por sus familias a Estados Unidos poco después del triunfo de la revolución.

Luis León no fue, sin embargo, la primera opción para otorgar la bendición, ya que fue seleccionado después de que el reverendo Louis Giglio de Atlanta, encargado en un primer momento, rechazara la invitación luego de que saliera a la luz un sermón pronunciado en 1990 y considerado antihomosexual.