San Salvador. Las autoridades de El Salvador capturaron a 120 miembros y colaboradores de la pandilla Mara Salvatrucha (MS-13), informó este jueves la fiscalía, en medio de una amplia ofensiva para frenar la escalada de homicidios en la nación centroamericana.

En el operativo, iniciado en la noche del miércoles, la policía capturó a cinco líderes de la MS-13 e incautó varios negocios vinculados a la banda que es, junto con su enemiga Barrio 18, una de las principales organizaciones criminales de Centroamérica.

"De los ocho cabecillas principales, hemos capturado cinco (...) incluyendo el financiero de la MS", dijo el fiscal general, Douglas Meléndez, a periodistas.

Meléndez señaló que entre los bienes confiscados hay una cantidad no especificada de dinero y drogas, decenas de buses, moteles, restaurantes y prostíbulos, algunos ocultos tras testaferros o colaboradores como pastores de iglesias y miembros de organizaciones no gubernamentales.

No había detalles de los cargos presentados contra los detenidos, ni se pudo contactar de inmediato a sus abogados.

Tras registrar una tasa de homicidios récord en 2015, el auge de la violencia se ha ralentizado en los últimos meses. Las pandillas dicen que se debe a una tregua en la guerra que libran por el control de los territorios donde se dedican al narcotráfico, el sicariato y la extorsión.

Sin embargo, el Gobierno del presidente Salvador Sánchez Cerén, un ex guerrillero izquierdista, asegura que es producto de su ofensiva contra las llamadas "maras", que incluye mayores controles a los líderes pandilleros en las cárceles.