La Habana. El Salvador dijo este viernes que cooperará con Cuba en la investigación del salvadoreño Francisco Chávez Abarca, acusado de una serie de atentados con bombas a instalaciones turísticas de la isla en 1997.

Chávez Abarca, requerido por el Gobierno cubano a través de la Interpol, fue capturado la semana pasada por autoridades venezolanas en el aeropuerto internacional de Maiquetía y deportado el miércoles a La Habana.

"Evidentemente, si el Gobierno de Cuba solicita cooperación de algún dato adicional de este personaje (...) estaríamos en la disposición de facilitar esa información", dijo el canciller salvadoreño, Hugo Martínez, a periodistas tras firmar dos acuerdos de colaboración bilateral.

Martínez, quien se encuentra en Cuba para preparar la visita del presidente salvadoreño Mauricio Funes a fines de agosto o septiembre, dijo que su país garantizará la protección consular a Chávez Abarca durante el proceso de investigación.

Según un comunicado del ministerio del Interior de Cuba divulgado esta semana, Chávez Abarca será investigado y juzgado por la justicia cubana.

Las autoridades cubanas no han precisado cuándo comenzaría el proceso judicial.

El Salvador era el único país del área que no tenía relaciones diplomáticas con Cuba. En marzo pasado abrió oficialmente su embajada en La Habana después de 48 años de ausencia.

Cuba sostiene que el salvadoreño que está detenido en La Habana trabaja para Luis Posada Carriles, un ex agente de la CIA de origen cubano, acusado de planear un atentado a un avión cubano en 1976 que causó la muerte de 73 personas.

Martínez confirmó que Chávez Abarca estuvo detenido en El Salvador con anterioridad pero no precisó las causas.

Autoridades venezolanas dijeron la semana pasada que Chávez Abarca pretendía iniciar una serie de atentados vinculados a las elecciones legislativas en el país sudamericano que tendrán lugar en septiembre.

En Cuba hay dos salvadoreños presos hace 15 años bajo cargos de terrorismo, quienes fueron condenados a pena de muerte por una serie de atentados con bombas en varios hoteles de la isla en 1997, en uno de los cuales falleció un turista italiano.