El apoyo que ofreció este martes el presidente José Mujica para que el ex mandatario argentino Néstor Kirchner se convierta en el secretario general de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), es visto como un paso “muy arriesgado” por el docente e investigador del Instituto de Ciencia Política de la Universidad de la República, Adolfo Garcé.

“Es un paso muy arriesgado, deja abierto un flanco para que lo cuestionen dentro de su partido y desde la oposición”, dijo el politólogo a Observa.

El analista consideró que es “evidente que va a contrapelo de la opinión pública”.

A juicio de Garcé la abstención ya hubiera tenido precio alto, generando una situación “como una concesión a los Kirchner”, y el voto a favor “genera un flanco”, agregó.

Para Garcé es “doblemente arriesgada” la salida del presidente Mujica, porque “el precio se minimizaría si el bloqueo efectivamente se levantara, pero la garantía no existe, y Mujica sabe que no la tiene”, apuntó.

“En todo caso es consistente con la forma de actuar de Mujica, que hace 40 años arriesga”, concluyó.

Al participar este martes en Argentina de la sesión de la Unasur, el presidente Mujica ofreció su voto para la designación del primer secretario general de la unión, y al intervenir comentó que decidió “acompañar el consenso” de los presidentes de América Latina “para que se pueda dar el paso”.

El mandatario uruguayo agregó que lo hizo “sin condiciones”, reconoció que la decisión “le cuesta” y dijo que apuesta a la “buena fe de los pueblos argentinos”, en referencia al corte de ruta de los ambientalistas en Gualeguaychú.

El ex presidente uruguayo Tabaré Vázquez mantuvo una posición firme durante su mandato de no dialogar con Argentina mientras se mantuviera el puente general San Martín cortado por los piqueteros.

El ex mandatario, además, “vetó” la postulación de Néstor Kirchner a la secretaría general de la Unasur.