El Cairo. Mohamed ElBaradei se retiró este sábado de la carrera por la presidencia egipcia, diciendo que el "antiguo régimen" seguía dirigiendo a un país que lleva sin jefe de Estado desde que Hosni Mubarak fue derrocado el año pasado.

"Mi conciencia no me permite presentarme a la presidencia u otro cargo público a menos que sea en un marco democrático", manifestó en un comunicado el ex director del organismo de supervisión nuclear de Naciones Unidas.

ElBaradei ha sido un crítico del consejo militar que lleva gobernando Egipto desde que Mubarak fue derrocado en febrero, luego de las protestas masivas a favor de un gobierno democrático.

Los oponentes del consejo militar dicen que está tratando de preservar el poder y los privilegios en la era post-Mubarak y no creen en las reiteradas promesas de los generales de que entregarán el poder a los civiles a finales de junio.

Encabezado por el hombre que fue ministro de Defensa de Mubarak durante dos décadas, el consejo militar detalla que no tiene interés en quedarse en el gobierno y que está trabajando para que Egipto avance hacia la democracia.

ElBaradei criticó el modo en que se estaba realizando la transición. "La aleatoriedad y la falta de gestión del período de transición está alejando al país de los objetivos de la revolución", mencionó en el comunicado.

Sus declaraciones se sumaron a una reciente ola de críticas contra los generales. El ex presidente de Estados Unidos, Jimmy Carter, expresó esta semana que los militares parecían poco dispuestos a ceder todos sus poderes a mitad de año, como está previsto.

El Centro Carter, que ha estado supervisando las elecciones legislativas, señaló que el país carecía de transparencia y había creado "incertidumbre sobre su compromiso con un liderazgo civil completo".

ElBaradei fue director del Organismo Internacional de la Energía Atómica de 1997 a 2009. En 2010, regresó a Egipto y comenzó a pronunciarse contra el gobierno de Mubarak. Además, participó en las protestas que llevaron a la caída del presidente el 11 de febrero.

Favorito de los liberales egipcios y los activistas prodemocráticos, el abogado había sido considerado uno de los principales candidatos a la presidencia.