Con la información disponible en los conteos preliminares de los órganos electorales de los estados, la alternancia partidista se daría en Aguascalientes, Chihuahua, Oaxaca, Quintana Roo, Sinaloa, Tamaulipas y Veracruz; al cierre de esta edición, la competencia se mantenía cerrada en Durango y Tlaxcala.

Los estados que repiten partidos en el gobierno son Hidalgo (PRI), Puebla (PAN) y Zacatecas (PRI).

De acuerdo con los conteos oficiales, el PRI sería el partido más castigado de la elección, pues de 12 estados en juego gobernaba nueve, retendría un máximo de cuatro y recuperaría dos (Oaxaca y Sinaloa).

Su pérdida más importante, por el número de votantes (5,6 millones) es Veracruz en donde, de acuerdo con el conteo rápido del órgano electoral del estado, aventaja el candidato de la alianza PAN-PRD, Miguel Ángel Yunes; sería la primera vez que un partido diferente al PRI gobierna en la entidad; lo mismo que en Tamaulipas, en donde el candidato del PAN, Francisco García Cabeza de Vaca, ganó con una ventaja holgada de 14 puntos porcentuales.

De los estados recuperados, en Oaxaca el candidato del PRI, Alejandro Murat, ganaba con 29,09% de los votos sobre el abanderado de la alianza PAN-PRD, José Antonio Estefan Garfias, quien obtenía 26,21%. Más abajo se encontraba Salomón Jara (Morena), con 25,88%.

En Zacatecas el candidato del PRI, PVEM, Nueva Alianza, Alejandro Tello, alcanzaba 36,7% de la votación, seguido del aspirante de Morena, David Monreal, con 25,9%.

Con el cierre de casillas a las 6 de la tarde, los candidatos de Veracruz, Tlaxcala y Tamaulipas, entre otros, se declararon vencedores; ante esto el consejero presidente del INE, Lorenzo Córdova, pidió a los ciudadanos esperar los resultados finales de las elecciones, en virtud de que los candidatos faltaron a su compromiso de responsabilidad, y lo que provocará que se “enturbie” el ambiente político en esas entidades.

Incidentes no pusieron en riesgo los comicios. Al cierre de las casillas, el Instituto Nacional Electoral reportó incidentes menores que no pusieron en riesgo los comicios celebrados en 13 entidades del país y la Ciudad de México (12 gubernaturas, además de una elección extraordinaria en Baja California y la del Constituyente de la Ciudad de México), los cuales concentran cerca de 32% del electorado.

El consejero Enrique Andrade destacó que sólo en Aguascalientes, Puebla y Veracruz se instaló 100% de las casillas; mientras que en Durango, 99,30%; en Hidalgo, 99,81%; en Oaxaca, 99,21%; en Sinaloa, 99,22%; en Tlaxcala, 99,07%; en Zacatecas, 99,88%, y más de 99% en Baja California.

En 26 casillas de Oaxaca, Tlaxcala y la Ciudad de México se tuvieron problemas, por lo que no se instalaron o la votación fue suspendida. Se trata de 16 casillas especiales no instalas en todo el país, una de ellas en la delegación Álvaro Obregón de la Ciudad de México, 11 más en Oaxaca y cuatro más en Tlaxcala.

La consejera Pamela San Martín dijo que esos problemas de instalación no afectaron el proceso electoral en las 13 entidades y la CDMX, ya que las 16 casillas no instaladas representaron 0,02% de las 68.028 casillas que se instalaron, mientras que las 10 en suspensión definitiva son 0,018% de las casillas instaladas.

[[wysiwyg_imageupload:6994:]]

El consejero Enrique Andrade dijo que la detención del senador panista Fernando Yunez Márquez en Coatzacoalcos, Veracruz, se debió a un acto de revisión de rutina como parte de un operativo permanente de seguridad en el estado, aunque “no pasó a mayores y no hay mayor incidente. Es un operativo de seguridad normal”.

Por su parte, el secretario ejecutivo del INE, Edmundo Jacobo, dijo que el INE tomó conocimiento de que el senador panista Daniel Ávila Ruiz, a quien identificó como supervisor del PAN en la elección de esa entidad, fue liberado luego de ser retenido por ciudadanos.

Por su parte, el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, y la titular de la PGR, Arely Gómez, coincidieron en que la jornada electoral de este domingo transcurrió en calma, salvo por incidentes propios de todos los procesos.

En la jornada comicial de este domingo estuvieron en disputa 1.819 cargos de elección popular, por los cuales compitieron 8.532 candidatos de partidos e independientes en los 13 estados y la Ciudad de México. Estuvieron convocados 37 millones 453.423 mexicanos a participar. Unos 5 millones 904.962 de ciudadanos insaculados fungieron como funcionarios de casilla y el INE acreditó a 8.703 observadores.