Bogotá. La guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN) aumentó desde diciembre pasado sus acciones contra la infraestructura del Estado y la fuerza pública, luego de que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) decidieron iniciar un cese unilateral del fuego en el marco del proceso de paz que inició con el gobierno colombiano.

"El ELN está aprovechando este cese al fuego unilateral de las FARC para escalar y para hacer todo lo que pueden", indicó Jorge Restrepo, director del Centro de Recursos para el Análisis de Conflictos.

Desde hace un año, el gobierno colombiano y el ELN anunciaron que habían iniciado diálogos exploratorios con el fin de empezar conversaciones formales de paz, tal como las que realiza el Ejecutivo con las FARC en La Habana, Cuba, donde las partes llevan dos años y tres meses en negociaciones.

El gobierno del presidente Juan Manuel Santos condicionó al ELN a que libere a todas las personas que mantiene en su poder como condición para iniciar negociaciones de paz formales.

Sin embargo, esa guerrilla continúa secuestrando y extorsionando lo que ha impedido que el gobierno no le interese negociar con ese grupo insurgente.

En diciembre pasado, los rebeldes secuestraron al alcalde del municipio de Alto Baudó, Freddy Palacios, quien aún está en poder de los insurgentes.

Santos desmintió, el pasado 31 de enero, la versión según la cual en breve tiempo se iniciaría el diálogo de paz entre su gobierno y la guerrilla del ELN.

"No es cierto que en las próximas horas o en los próximos días vamos a anunciar el inicio formal de mesas de diálogo con el ELN (...) Esta mañana circuló una noticia, los medios de comunicación le hicieron eco, que decía que el gobierno y el ELN anunciarían en las próximas horas la instalación de las mesas de diálogo. Infortunadamente esta noticia no es cierta", sostuvo el mandatario en ese momento.

De acuerdo con Santos, "nos falta un camino por recorrer, -y ojalá sea lo más pronto posible- pero no quiero tampoco generar expectativas, o permitir que se generen expectativas falsas".

A principios de este mes, el ELN propuso a las Fuerzas Militares de Colombia realizar un acuerdo que buscaría reducir evitar "la confrontación directa y la protección de la población", iniciativa rechazada por las autoridades y el gobierno.

La propuesta fue hecha por el máximo líder del ELN, Nicolás Rodríguez Bautista, alias "Gabino", en una carta que fue publicada en su página web. Además, el líder rebelde presentó cuatro propuestas a los militares con el fin de proteger a la población civil, afectada por el conflicto armado interno.

En ese sentido, la guerrilla del ELN anunció que tendría la disposición de dejar las armas como parte de una negociación de paz.

El analista Pedro Villamizar comentó a Xinhua que esa guerrilla desea concretar un proceso de paz con el gobierno de Santos, pues siente que puede quedar relegada frente a las negociaciones de paz con las FARC. Sin embargo, los rebeldes no desean renunciar a los secuestros y otros delitos, ya que dejarían de percibir grandes millones de dólares para sus arcas.

"El ELN habla de paz, al tiempo que continúa delinquiendo y se cierra las puertas con el gobierno del presidente Santos. Así como están las cosas para este año no habrá negociación con ese grupo rebelde, pues el que tiene que ofrecer es el ELN y eso no lo hemos visto", comento Villamizar.

Las acciones del ELN contra las autoridades han aumentado en los dos últimos meses, agregó el analista, buscando presionar al gobierno para que negocie lo más pronto posible con ellos. Pero esas incursiones aún no han hecho eco en el jefe de Estado.

Santos invitó en diciembre pasado al ELN a realizar un cese al fuego unilateral tal como lo hizo las FARC. Sin embargo, los rebeldes rechazaron la propuesta.

Dicha guerrilla es la segunda en importancia del país sudamericano y está integrada por unos 1.500 combatientes.