Bogotá, Reuters. La segunda guerrilla más grande de Colombia pidió este lunes al gobierno de Alemania nombrar a un representante con el que pueda gestionar la liberación de dos de sus ciudadanos secuestrados y solicitó a sus familias enviar pruebas que permitan comprobar que son turistas pensionados.

El Ejército de Liberación Nacional (ELN) informó la semana pasada que retuvo a los hombres, sin precisar exactamente la fecha, en la región de Catatumbo, una zona selvática fronteriza con Venezuela, en el noreste colombiano.

Alemania dijo que los dos rehenes son turistas pensionados y negó versiones de la guerrilla que los acusó de ser espías.

"Para resolver esta situación, solicitamos al gobierno de Alemania, nombrar a uno de sus funcionarios acreditados en Colombia, para hacer los trámites entre su gobierno y el ELN", dijo un comunicado del grupo rebelde difundido en Internet.

"Solicitamos a sus familiares, enviarnos pruebas efectivas de veracidad, que aclaren sus vínculos con los señores retenidos. De la misma manera solicitamos a la empresa alemana para la cual se dice que trabajan o trabajaron dichos señores, demostrar sus respectivos vínculos laborales", agregó.

De acuerdo con las autoridades colombianas Uwe Breuer y Gunther Otto Breuer, fueron secuestrados por el ELN cuando hacían turismo en Colombia, como parte de una travesía en un vehículo de doble tracción por varios países de Sudamérica.

El mismo grupo rebelde secuestró el 18 de enero a por lo menos seis trabajadores de una minera, incluidos un canadiense y dos peruanos, en un hecho que fuentes de seguridad calificaron como una estrategia de esa guerrilla para presionar al gobierno a un diálogo de paz como el que sostiene con las FARC.

Estos rehenes, empleados y consultores de la minera canadiense Braeval Mining, fueron privados de la libertad en el departamento de Bolívar, en el norte de Colombia, y continúan secuestrados pese a las operaciones de las Fuerzas Militares dirigidas a rescatarlos.

El ELN es la segunda guerrilla más grande del país y, aunque mantiene contactos con el gobierno del presidente Juan Manuel Santos, no participa en la negociación formal de paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) que se celebra en Cuba.

El grupo rebelde ha manifestado su interés en participar en una negociación de paz para poner fin al conflicto interno, sin que se concrete por ahora esa posibilidad.

En la década de 1990 cometió varios raptos masivos para llamar la atención en procura de un diálogo de paz con el gobierno del entonces presidente Andrés Pastrana, pero sin conseguirlo.

El ELN fue fundado en la década de 1960 por sacerdotes católicos radicales y en los últimos años fue debilitado por una ofensiva militar del gobierno, los ataques de los escuadrones paramilitares de ultraderecha y por sus enfrentamientos en varias regiones con las FARC, el mayor grupo guerrillero de Colombia.

Actualmente cuenta con unos 3.000 combatientes y es considerado una organización terrorista por Estados Unidos y la Unión Europea.