Una treintena de anarquistas ocuparon durante una hora la embajada de Chile en Grecia en solidaridad con un grupo de imputados por la justicia chilena acusados de manejo y uso de bombas y que en ese país se conoce como "Caso Bombas".

La embajadora chilena en Atenas, Carmen Ibañez, calificó el hecho de “muy preocupante” por la situación del paquete bomba que afectó a la sede diplomática a fines de 2010 y que terminó con un funcionario de la legación herido. Por ello, reclamó contra el Ejecutivo griego y por la vulnerabilidad en la que se encuentra la embajada chilena.

"En esa oportunidad pedimos al gobierno griego protección policial y desgraciadamente hasta el día de hoy no la tenemos", criticó Ibáñez, según a Emol.

Según la embajadora, la toma de este lunes se inició cuando una "joven chilena, que hablaba español, dijo que venía a renovar el pasaporte. Ingresó y luego dejó pasar a todo el resto de los jóvenes (....) Yo estaba en una reunión fuera, pero mi secretaria me contactó y dijo que la embajada estaba ocupada".

La embajadora sostuvo que llamó a la policía para que se dirigiera a la representación, cuestión que no sucedió y que la obligó a ir a una estación de policía para solicitar personalmente la asistencia. Ibañez sostuvo que sólo 45 minutos después de ello, las fuerzas policiales se dirigieron a la embajada chilena.

La ocupación, en la que habrían participado chilenos, fue hecha en solidaridad a un grupo de anarquistas detenidos en Chile por su supuesta participación en atentados explosivos.

Los anarquistas reclaman que el proceso es un montaje, situación desmentida por la Fiscalía chilena.