El embajador de Bolivia en Perú, Gustavo Rodríguez, consideró que la incorporación tres nuevos integrantes al equipo jurídico chileno evidencia la preocupación del Gobierno de ese país ante la próxima fase de la demanda marítima boliviana instaurada en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya.

"A los que les va mal en los juicios, tienen que reforzar necesariamente sus equipos; a los que nos va muy bien, seguimos con el mismo, porque el nuestro es el que ha probado su contundencia, su argumentación jurídica, sus razones históricas. Creo los que están preocupados son ellos, no nosotros", manifestó en una entrevista con la televisora ATB.

El Gobierno chileno incorporó a su equipo al periodista Ascanio Cavallo, el historiador Joaquín Fermandois y el subsecretario de las Fuerzas Armadas, Gabriel Gaspar, para reforzar los argumentos comunicacionales, históricos, jurídicos y políticos de la posición chilena ante la próxima presentación de la contra memoria de ese país.

Según el diplomático boliviano, la argumentación de la causa marítima boliviana "es sólida y contundente" por lo que consideró que Chile "no puede convencer a nadie" con argumentos jurídicamente insostenibles.

En 1825, Bolivia nació a la vida independiente con una costa de aproximadamente 400 kilómetros sobre el océano Pacífico. 54 años después, en 1879, Chile invadió y ocupó por la fuerza el territorio del departamento de Litoral, desde entonces privó al país de un acceso soberano al mar y de un territorio de al menos 120.000 kilómetros cuadrados.

En 2013, Bolivia sentó a Chile ante La Haya, en busca de un "diálogo sincero" para resolver la demanda marítima boliviana.

Chile había objetado en 2014 la competencia de la CIJ para conocer la demanda marítima boliviana, y después de 14 meses, ese tribunal internacional rechazó ese recurso interpuesto por La Moneda.