Washington. El embajador de Ecuador en la Organización de Estados Americanos (OEA), Francisco Proaño, renunció a su cargo por "discrepancias" con su gobierno.

El diplomático, que encabezaba el órgano político de la entidad, tomó la decisión luego que su gobierno le pidió no convocar la reunión en la que Colombia presentará las pruebas sobre la supuesta presencia de líderes de la guerrilla en Venezuela.

Proaño explicó que “tuve que renunciar para no contradecir a mi canciller Ricardo Patiño, ni incumplir con el reglamento" de la OEA, que lo obligaba a convocar la cita pedida por Colombia”, El Universal.

Según los estatutos, el presidente del Consejo Permanente de la OEA , está obligado a dar curso a la petición de cualquier miembro de la organización cuando lo solicite.