El embajador de España en el Perú, Juan Carlos Sánchez, destacó que la Alianza del Pacífico tiene procedimientos atractivos de integración, al igual que ha implementado la Unión Europea.

“Y la Alianza (del Pacífico) lo está haciendo bien, primero internamente y lo está haciendo bien hacia fuera”, subrayó.

Asimismo, refirió como ejemplo de integración comercial, que solo en España hay 4,500 empresas francesas y a su vez en Francia hay 3.300 empresas españolas, con un intercambio comercial de US$80.000 millones.

“Eso es a lo que hay que aspirar; Perú, con Colombia, con Chile y con México están en esa dinámica y esa es la dinámica que hay que fortalecer”, indicó.

La Alianza del Pacífico, conformada por México, Colombia, Perú y Chile, busca la libre circulación de bienes, servicios, capitales y personas al interior del bloque, que en su conjunto representa la octava potencia económica y exportadora a nivel mundial.

Los presidentes de México, Enrique Peña Nieto; de Colombia, Juan Manuel Santos; de Chile, Michelle Bachelet; y de Perú, Ollanta Humala; clausurarán la cumbre empresarial del bloque y participarán en la X Cumbre de Jefes de Estado de la Alianza del Pacífico.

Por otra parte, el embajador Sánchez destacó el interés de las inversiones españolas por el Perú, tras subrayar que hay más de 400 empresas ibéricas registradas ante la Sunat, aunque dijo que serán más, con las empresa que aún están por inscribirse.

“Las empresas españolas son responsables del 10 por ciento del PBI peruano y de medio millón de puestos de trabajo directos e indirectos. De esas 400, más de 200 vinieron durante la crisis y se han establecido acá”, destacó en RPP.

Asimismo, señaló que el comercio bilateral se ha duplicado y que si bien en el 2013 y 2014 se ha detenido el crecimiento, expresó su confianza que retomará “vigor” en los próximos años, y que la cifra actual bordea los US$2.500 millones, con una balanza favorable al Perú.

Refirió que el interés por el mercado peruano es manifiesto en las empresas españolas grandes, medianas y pequeñas, especialmente por estas dos últimas, que son las más difíciles de convencer.

“Perú ha tenido el comportamiento más favorable, más atractivo, más abierto para la inversión de la pequeña y mediana empresa”, dijo.

En ese sentido, recomendó “cuidar mucho” a las pequeñas y medianas empresas, por ello se debe evitar que los costos de establecimiento de estas inversiones empiecen a incrementarse, de lo contrario se irán a otros países de la región latinoamericana.