A un año de la muerte de Hugo Chávez, Nicolás Maduro se encuentra acorralado, la mitad de su país en contra de su gestión, protestas en las calles, violencia y desabastecimiento, a nivel de no tener medicamentos para las personas.

El gobierno asegura que están en un momento de cambios del modelo económico, una construcción que asegurará una mejor Venezuela, la que están construyendo junto al socialismo -que propone la eliminación del sistema capitalista de producción- que dejó como legado Chávez.

La situación tuvo un punto de explosión con el intento de robo y violación que sufrió una joven en un campus universitario de la ciudad de San Cristóbal, en el estado de Táchira, el pasado 3 de febrero.

La falta de justicia que declararon los estudiantes llevo a la primera jornada nacional de protesta, 12 de febrero, día que los venezolanos recordarán. La manifestación dejó a dos personas sin vida y a decenas de estudiantes detenidos y heridos.

Los países exportadores de petróleo rara vez sufren crisis económicas, pero la producción petrolera ha venido cayendo de forma paulatina desde septiembre de 2008. En octubre del año pasado, Petróleos de Venezuela (Pdvsa), reportaba una producción de 2,809 MMb diarios -sutilmente por debajo de la producción promedio de 2003 (2,817 MMb/d)- según informes de Pdvsa.

Se cumple un año sin Hugo Chávez, el precursor de este socialismo que tanto defiende la mitad de Venezuela, esa Venezuela que se encuentra dividida entre vivir un socialismo democrático, mientras que la otra busca insertar su propia democracia a través de la incorporación del capitalismo en el país.

El embajador de Venezuela en Chile, Arévalo Méndez, accedió a una entrevista para Americaeconomia.com, entregando su punto de vista en torno a la situación que hoy vive el país.

-¿Piensa usted si verdaderamente existe una crisis en Venezuela?

R- ¿Una crisis?, no, económica no existe. Existen problemas y es cierto que existen crisis en sectores muy identificados que terminan no siendo estructurales, ahí si reconocemos que hay crisis. El presupuesto nacional para este año 2014 -y ha sido una constate en nuestro gobierno- está elaborado para US$64 por barril de petróleo, y nosotros estamos en US$98 y una de las primeras conclusiones no hay crisis. Sí sería una crisis estructural que tuviéramos problemas de ingreso, no los tenemos, aún nos queda US$30 en relación al precio barril por lo que no tenemos una crisis de ingresos.

-Los opositores dicen que la responsabilidad de la situación social, política y económica actual, es de las gestiones del presidente Maduro… ¿Es así?

-Hay un propósito de dar un vuelco histórico al modelo económico de Venezuela, el que por principio y por mandato constitucional, ubica a la gente como primer sujeto de la economía. Es decir, la economía sirviendo a la gente, sirviendo al pueblo, sirviendo a los propósitos de desarrollo social, no al revés, como fue en 1998. El presidente Chávez logro sacar a la burguesía meritocrática, eurocéntrica, los saco de Pdvsa.

El segundo punto de la economía es quitarle base tributaria al dominio de las transnacionales y, por lo tanto, al Departamento de Estado, al gobierno norteamericano del petróleo, lo que se logró reformar incluyendo el petróleo como materia e interés estratégico en la constitución nacional. Aceptamos el reto de que podríamos enfrentar problemas, porque era obvio que se venían los choques con la burguesía local meritocrática en Pdvsa y con el gobierno norteamericano. Ese primer paso lo dio el presidente Chávez.

Desafortunadamente al presidente Chávez no le alcanzó el tiempo para la segunda parte de esa propuesta estratégica nacionalista. Y esa era habiéndole quitado ya el petróleo, faltaban los petrodólares, los cuales seguían siendo manejados por esta burguesía, yo le denomino a esta burguesía blanquistaeurocéntrica.

La situación del canal CNN en español causó gran revuelo en la prensa. Hasta la Sociedad Iberoamericana de Prensa (SIP) respondió en forma directa al gobierno de Nicolás Maduro por impedir la labor informativa de CNN en el país y denunció que "la libertad de prensa" en Venezuela "ha prácticamente desaparecido". Luego de muchas críticas frente a la gestión de Maduro frente a la situación, el embajador Arévalo Méndez comenta su punto de vista.

"Hay un escritor colombiano que se llama William Espina y él dice que Venezuela es un país raro, en el que los pobres están tranquilos y celebrando y los ricos protestando; porque las protestas son un atrevimiento de los ricos..."

-¿Qué pasa con la represión que denuncian los opositores y por qué medios como CNN estuvieron a punto de quedar sin señal en Venezuela?

-CNN como Ntn24 andan propiciando el golpe en Venezuela. Los periodistas en Venezuela andan igual que los guardias nacionales y los violentos en las marchas, obligados haciendo sus fotografías, haciendo sus reportajes y eso lo ves tú a diario, ningún periodista ha sido herido, ni maltratado hasta el momento, a menos que las investigaciones no demuestren que haya habido exceso.

Pero hasta el momento de los 14 ó 15 fallecidos, no hay ninguno que pueda achacársele al gobierno, en cambio sí hay 13 muertos que son achacables a “la horda fascista” que anda en la calle. Venezuela celebra en estos días los carnavales que tradicionalmente se realizan en estas fechas, carnavales que no fueron suspendidos a pesar de la ola de violencia y el desabastecimiento, el presidente Nicolás Maduro quiere una Venezuela en normalidad.

-¿Y usted cree que los carnavales son adecuados en Venezuela en esta situación?

-Los Estados Unidos no midieron la época, promovieron todo esto, se les atravesó el carnaval y la gente de media, media alta rica, que es la que está promoviendo esto, porque no son las clases populares, a Dios gracia la clase popular no han bajado al este de Caracas, porque eso sí haría una guerra civil. Esa clase media no cabe en los aviones para irse a Miami, Europa, El Caribe, Canadá... No midieron bien y la clase media en época de carnaval, no lucha en la calle.

-¿Estados Unidos está interviniendo en la oposición, que hoy posee tanta fuerza?

-Bush después del golpe de 2002, lo dijo muy claramente que el estado americano no iba a deponer su actitud de acabar con un gobierno filocastrocomunista en Venezuela, lo dijeron y Uribe se encuentra hasta el 7o. piso metido en eso también. Estados Unidos quiere que se liberen todos los detenidos, Estados Unidos exige que se libere a Leopoldo López, que se liberen a los detenidos. ¿Cómo se van a liberar a los estudiantes, con armas, con telefonía satelital o un revolver?, ellos tendrán que explicar que hacían en una presunta marcha pacífica con todo eso en la mochila...

-Embajador, ¿se puede augurar si las manifestaciones van a permanecer por el tiempo?

-No ya no, entramos en carnaval, todos los que estaban en la calle, están en Europa, Miami, Canadá y es posible que ya acá en Chile estén llegando también.

-¿Se frenará a la brevedad el desabastecimiento en el país?

-Se va acabar pronto el desabastecimiento, el Estado se está haciendo cargo lentamente, esto es el nuevo modelo económico. A ellos -la oposición- no les importa que falte medicamentos, que muera una persona por falta de medicamentos, a ellos sólo les importan los dólares. El Estado está haciéndose cargo de las importaciones, incluso de los medicamentos, no tenemos otra salida sino poner en su sitio a esta burguesía enloquecida, nada de país, nada de patria, nada de pueblo, ni siquiera la clase media.

Hay un escritor colombiano William Espina, dice que Venezuela es un país raro, los pobres tranquilos y celebrando y los ricos protestando, porque este es un atrevimiento de los ricos. Eso está pasando en Venezuela los ricos protestando y los pobres trabajando.

-¿Cuál sería la solución concreta para enfrentar lo que está pasando actualmente en Venezuela?

-Primero que el Estado venezolano, y por ende los venezolanos ya que somos dueños del petróleo, tenemos que hacernos dueño de los dólares, de los petrodólares, sino no habrá salida, porque esa es la única forma en que la burguesía adinerada, el blanquismoeurocentrico, va a tener que ponerse a trabajar y a producir, va a tener que dedicarse al campo, a la industria. Que sigan en el comercio, porque lo que quieren es puro comercio, dólares baratos y mercadería cara y dejan la mitad de dólares afuera, van a tener que ponerse a producir, pero el gran temor de ellos es que no saben producir.

Acá en Chile hay un grupo amplio de productores que saben sembrar uva, cosechar uva, hacer vino, saben fructificar la tierra, en Venezuela no. En Venezuela el Estado ha tenido que encargarse de producir alimentos, porque esa burguesía adinerada blanquistaeurocentrica no sabe producir. Ellos tienen un gran problema: qué hacer si el estado termina apoderándose de los dólares, como estamos seguros que lo vamos a lograr para poder cambiar el modelo económico, ellos no saben trabajar, se van a venir a Chile a trabajar, pero ellos no saben trabajar.

El asunto es que la desmedida ambición por el dinero los lleva a eso, recibir dólares del Estado, ir a Estados Unidos a comprar una taza de té a US$1 dólar y venir a Venezuela y venderla a US$15. Tienen una cultura fenicia, comprar y vender, no saben producir, no saben sembrar la tierra, no saben cultivar la tierra.

Venezuela continúa en el ojo del huracán, mientras muchos disfrutan el carnaval, otros aún pretenden cambiar el modelo que actualmente se aplica en el país. La gente ha disfrutado de las fiestas populares, pero la violencia no se frena en las inquietas horas que vive el país.