Washington. El embajador de Venezuela en Estados Unidos, Bernardo Álvarez Herrera, criticó el artículo publicado en The New York Times, que afirmó que en Venezuela hay más muertes violentas que en Irak.

El diplomático, en una carta abierta publicada por El Nacional, reclama que el artículo “subestima ampliamente los esfuerzos realizados por el gobierno venezolano para encarar la criminalidad, la violencia y la delincuencia en el país”.

Además enfatiza que la publicación “juega directamente en un tema que se ha venido politizando para beneficio de la oposición venezolana en las elecciones parlamentarias pautadas para el 26 de septiembre”.

Bernardo Álvarez reconoce que, al igual que en otras naciones de Latinoamérica, “la criminalidad es una difícil realidad que ha afectado por mucho tiempo a los venezolanos” y puntualiza que el gobierno ha puesto en marcha una serie de pasos para combatir la delincuencia, como la creación de una nueva fuerza policial, además de políticas para combatir la pobreza y la desigualdad.

Agrega que en Caracas gracias al trabajo conjunto de la policía y la comunidad, los homicidios entre enero y agosto de 2010 han bajado 52%, mientras la violencia basada en género disminuyó a 64%.

El diplomático destaca que de acuerdo a la ONU, Venezuela es el primer país entre 12 naciones latinoamericanas que ha reducido la desigualdad.

A juicio de Álvarez “la más reciente controversia sobre la criminalidad en Venezuela fue ampliamente creada con fines políticos… Es ampliamente sabido que las informaciones alarmistas sobre crímenes publicadas en los medios siembran miedo en las comunidades, y eso fue precisamente lo que buscó hacer El Nacional al publicar una imagen espantosa sólo a pocas semanas antes de una importante ronda electoral”, señaló recordando una portada de dicho diario que causó una fuerte polémica.

Para el representante del gobierno venezolano, “la criminalidad es un difícil reto con orígenes que se remontan mucho más atrás de la gestión del presidente Hugo Chávez”, sobre lo cual la actual administración está trabajando.

“Los problemas de criminalidad, violencia y delincuencia seguirán estando entre las prioridades más inmediatas del gobierno. Lamentablemente, están siendo usadas para fines políticos por la oposición venezolana, y el sesgado artículo de Romero (autor del reportaje) sobre el tema cayó directamente en esa trampa”, concluyó.