México D.F. El embajador de México en Estados Unidos, Arturo Sarukhán, dice que la relación entre ambos países “no será detenida, por el asesinato de un agente estadounidense en territorio mexicano.

En una entrevista dada a Univisión el diplomático señaló que México y EE.UU. en la lucha lucha contra el narcotráfico “hemos venido trabajando bajo el paradigma de responsabilidad compartida”.

Explicó que el combate a los carteles “no es nada más una lucha del gobierno del Estado mexicano; es una lucha de los dos países que ven sus dos territorios vulnerados por el tráfico transnacional de drogas”.

Enfatizó que “los dos países, o vamos a tener éxito juntos, o vamos a fracasar”, informó El Universal.

En cuanto al crimen del agente, Jaime Zapata, dijo que “no hay todavía información contundente” en la investigación. Añadió que “ni siquiera especular quién fue o cuál de los grupos delictivos pudo haber estado involucrado”.

No a la utilización de armas por parte de los agentes estadounidense. El secretario de Gobernación (Interior) de México, José Francisco Blake, rechazó la petición de congresistas republicanos de que los agentes de EE.UU. que se encuentran en México investigando la muerte de Zapata porten armas.

El funcionario mexicano señaló que “toda la cooperación y todo el marco de cooperación que hay para la capacitación, la investigación, procesos que tienen que ver con esta acción de seguridad, será en el marco de la ley y el respeto a la soberanía", dijo Univisión.