Bernardino Hugo Saguier se refirió a la reunión de la víspera del consejo permanente de la OEA, en la cual se analizó la legitimidad del cambio de gobierno en Paraguay.

Pese a que Nicaragua, Venezuela y Bolivia buscaban expulsar al país del organismo, finalmente se optó por enviar a Asunción una misión encabezada por el secretario general, José Miguel Inzulsa, a fin de interiorizarse in situ sobre la realidad local.

“La intención era humillarnos, no permitirnos sentarnos en la mesa de una organización de la cual somos socios fundadores”, manifestó a la 780 AM el diplomático al referirse a la actitud de los miembros que pretendieron negarle la participación en el encuentro.

El embajador de Brasil incluso llegó a señalar que Saguier permanecía en la sala de sesiones solo gracias a la “generosidad” de los presentes, ya que representaba a un gobierno que no reconocían.

“Paraguay ha sufrido tanto. No estamos dispuestos a que vengan de afuera a darnos lecciones. No nos querían permitir hablar. Nos pusieron trabas. Llegaron a pensar en suspender la sesión, interrumpir la reunión porque estaban representantes de un 'gobierno golpista'”, denunció.

Saguier calificó como un triunfo el fracaso de la idea de excluir a Paraguay de la OEA y la decisión de enviar una delegación a Asunción antes de sentar una posición sobre el nuevo gobierno.

El diplomático paraguayo valoró la postura de 25 de las 34 delegaciones presentes, que abogaron por constatar in situ la realidad antes de tomar decisiones.

Ratificó que se cumplió la Constitución local en el juicio político en el cual Fernando Lugo fue destituido de la Presidencia.

“Los plazos fueron cortos, pero hubo razones para que fuera así. Había cosas raras que se pretendía hacer y van a salir a la luz en el transcurso de los días”, manifestó al salir al paso de las críticas sobre la celeridad del proceso de remoción.

Indicó que los países de la OEA deberán “conocer la verdad” para luego estudiar nuevamente la situación local en otra reunión del consejo permanente.