Lima, Andina. El próximo gobierno del Perú recibe encaminado el contencioso de delimitación marítima con Chile ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya y sólo le cabe la responsabilidad de llevar adelante la fase oral, destacó este viernes el embajador Luis Solari Tudela.

“Entiendo que el equipo peruano de abogados y especialistas llevó impecablemente la fase escrita con la presentación de la demanda y la réplica. El proceso ya está encaminado y sólo resta que el nuevo gobierno asuma la fase oral para culminar el proceso.”

Agregó que la administración saliente de Alan García deberá reunirse con el gobierno sucesor, ni bien culmine el balotaje electoral del 5 de junio, a fin de informar detalladamente sobre los avances en el contencioso planteado para establecer los límites marítimos con Chile.

Según dijo, un punto importante a dialogar entre el Gobierno actual y el entrante es la conformación del equipo de especialistas que desarrolló la estrategia y elaboró los documentos que sustentan la posición peruana.

“No es que yo diga a rajatabla que se deba mantener ese grupo. Pero en principio, si las cosas se han hecho bien, debe continuar, a lo máximo debe reforzarse”, declaró a la Agencia Andina.

Opinó que la nueva administración gubernamental tiene como única opción seguir la misma estrategia de su antecesor, porque se trata de una política de Estado “invariable y estable” en materia de relaciones exteriores.

Con respecto a la anunciada demanda del gobierno boliviano contra Chile, para lograr una salida al océano Pacífico, señaló que ese proceso jurídico es estrictamente bilateral, y en nada afecta el contencioso de Perú en La Haya.

Aunque Bolivia todavía no presenta la demanda, estimó que podría hacerlo ante la CIJ porque el gobierno de Evo Morales se adhirió recientemente al Pacto de Bogotá, instrumento que permite acudir a La Haya para solucionar controversias de manera pacífica.

“Si acude a La Haya, Perú puede pedir una copia de la demanda aduciendo que tiene interés directo, para conocer si Bolivia pide, por ejemplo, una salida por Arica.”

El embajador Solari recordó que Ecuador también argumentó que tenía “interés directo” cuando Perú interpuso la demanda en la CIJ y solicitó una copia del documento, sin que ello vulnere el carácter reservado de ese tipo de instrumentos, dispuesto por la misma corte.