Lima. La reunión de este viernes entre el presidente Ollanta Humala, y los líderes políticos demuestra el espíritu de cohesión y madurez política que se vive en el país ante el próximo fallo de la Corte de La Haya por el diferendo con Chile, opinó este jueves el embajador Hugo de Zela.

Consideró que, ante una cuestión de Estado, como la delimitación marítima que el Perú reclama ante La Haya, debe predominar la unidad nacional, empezando por la clase política y dejando de lado toda diferencia ideológica para hacer prevalecer los intereses nacionales.

“Eso debe guiar todos nuestros actos y el espíritu reinante en la reunión, indudablemente. Ese debe ser el ambiente que debe primar en ese momento”, comentó el también integrante de la Comisión Consultiva de la Cancillería, creada a propósito de la demanda peruana en La Haya.

A su criterio, sería deseable que al término del encuentro de este viernes en Palacio de Gobierno los representantes de las fuerzas políticas suscriban una declaración conjunta de respaldo a la posición del Perú en esta controversia limítrofe, y a aquello que decida el tribunal internacional.

De Zela refirió que, en los días que restan para conocer la decisión de La Haya, debe imperar un clima de tranquilidad, confianza y unidad, pues Perú y Chile “darán un ejemplo al mundo” de madurez y civilidad, al haber elegido el camino pacífico y jurídico para resolver este diferendo.

“Esa tranquilidad que observamos hasta este momento está basada en un matiz de optimismo, que a su vez se sustenta en los sólidos argumentos del Perú ante La Haya. Estos guardan relación con otros fallos dados por la Corte en casos similares”, declaró a la Agencia Andina.

Agregó, en ese sentido, que dichos antecedentes sientan jurisprudencia en materia de derecho internacional, lo que permite avizorar que, “sin asomo de triunfalismo”, el veredicto de la Corte favorecerá a la posición peruana.

De igual firma, expresó su confianza en que la comunidad peruanos que residen en Chile no se verá afectada por eventuales acciones de rechazo u hostilidad, en caso la sentencia de La Haya sea contraria a los intereses defendidos por el vecino país del sur.

“En Chile hay una amplia demanda de esa población peruana en servicios, por ejemplo, en las casas, como trabajadores del hogar. En el supuesto de que el fallo sea totalmente negativo para Chile, no creo que habría ninguna reacción en contra de la colonia peruana”, anotó el embajador.