La embajadora estadounidense ante Naciones Unidas arrojó dudas este miércoles sobre el nombramiento de un ex canciller de Nicaragua como enviado de Libia ante la ONU, diciendo que este debe salir de Estados Unidos y volver a solicitar una visa.

Nicaragua dijo este martes que el nicaragüense Miguel D'Escoto Brockmann representaría a Libia ante el organismo internacional.

La mayoría de los diplomáticos de la misión libia ante la ONU, incluyendo a su embajador, desertaron del gobierno de Muammar Gaddafi el mes pasado y se alinearon con los rebeldes que tratan de derrocarlo.

Trípoli luego nombró al diplomático Ali Treki, un asociado cercano de Gaddafi, como su enviado ante la ONU, pero él no ha arribado a Estados Unidos.

La embajadora estadounidense, Susan Rice, dijo que D'Escoto fue nombrado por el ex ministro de Relaciones Exteriores de Libia, Moussa Koussa, quien desertó este miércoles a Gran Bretaña diciendo, según funcionarios británicos, que ya no deseaba representar al gobierno de Gaddafi.

Según dijo Rice a los periodistas, esto arrojaría dudas respecto a la legitimidad del nombramiento del nicaragüense.

Ella dijo que D'Escoto, aunque nacido en Estados Unidos, renunció a su ciudadanía estadounidense hace algunos años, y que se encuentra en el país con una visa de turista, la que "no te permite representar a ninguna nación (...) en la ONU".

Si un representante legítimo del gobierno libio desea nominar a D'Escoto, este tendría que abandonar Estados Unidos y solicitar una visa G1 - el tipo que se le otorga a los enviados extranjeros, sostuvo.

Ella insinuó que si él actúa como representante de gobierno con una visa turística, ésta podría serle retirada.