Lima. La elección presidencial en el Perú se tornó aún más incierta tras la difusión de otra encuesta, que muestra un empate técnico entre cinco candidatos para los comicios de abril, tras la escalada del ex ministro Pedro Pablo Kuczynski y el freno del nacionalista Ollanta Humala.

El resultado, que hace suponer mayores ataques entre los candidatos, hace impredecible quiénes llegarían en los dos primeros lugares en la elección del 10 de abril con posibilidades para definir la presidencia en un balotaje previsto para el 5 de junio.

En el sondeo de la firma Datum el candidato que registró un mayor avance fue el ex ministro de Economía Kuczynski, muy respetado por los inversionistas, que subió a 17,5% de las preferencias, que contando el margen de error de +/- 2,8 por ciento empata con los cuatro aspirantes.

Kuczynski se ubicó casi en línea en el segundo lugar junto al líder nacionalista Humala -que ha moderado su discurso radical anti-libre mercado-, que tiene un 17,6% y que muestra un freno frente a su avance de los últimos días.

En la muestra el ex presidente Alejandro Toledo -que se define como de centro izquierda- conserva el primer lugar en las preferencias con 19,4%, pero con una tendencia a la baja que hace impredecible la contienda electoral.

Muy cerca figuran la legisladora Keiko Fujimori -hija del ex presidente Alberto Fujimori- con  16,1% y el ex alcalde de Lima Luis Castañeda con 15,5%.

El sondeo vislumbra que el factor sorpresa estará latente en los comicios, en un país donde hasta una cuarta parte de los electores cambia sus preferencias a última hora.

Este escenario de hasta cinco candidatos con posibilidades en las encuestas es atípico en un país de Latinoamérica, donde en las últimas elecciones como en Brasil, Colombia y Chile la presidencia se ha definido entre dos visibles contrincantes.

"Es sorprendente que haya cinco candidatos con una diferencia tan pequeña (en Perú). Nadie puede decir quién va a pasar a la segunda ronda electoral", dijo a Reuters el experto en opinión pública, Luis Benavente.

Según todas las encuestas, ninguno de los aspirantes para gobernar Perú -cuya economía crece a una de las tasas más altas del mundo- obtendrá más de 50% de los votos para ganar la presidencia el 10 de abril, por lo que la elección se definirá en un balotaje ya previsto para el 5 de junio.

Todos los principales candidatos presidenciales han expresado su voluntad de mantener la política económica de Perú, excepto Humala que pese haber moderado su discurso radical a veces da señales contradictorias en ese manejo.

Tras las encuestas, los candidatos comenzaron a sacar las garras con ataques mutuos durante sus giras proselitistas.

Kuczynski dijo por ejemplo que Humala -quien en las elecciones del 2006 recibió el apoyo político del presidente izquierdista venezolano Hugo Chávez- no ha cambiado y es una amenaza porque rompería las reglas del juego democrático.

"Si hay una cosa que preocupa son los planteamientos del comandante Humala, que quiere hacer un cambio en la Constitución y hemos visto en Venezuela que el resultado de eso no es bueno", dijo Kuczynski a periodistas.

Keiko Fujimori también arremetió contra el "comandante" Humala y dijo que el militar retirado es "un lobo disfrazado con piel de cordero" en esta campaña electoral.

Pero Humala, que ahora tiene un perfil menos confrontacional y ha dicho que se ha distanciado del modelo de Chávez, rechazó las acusaciones.

"Nos ratificamos en que se va a respetar el orden jurídico, y revisar o renegociar contratos no es afectar el orden jurídico. Si uno tiene un crédito hipotecario, puede ir al banco para renegociar su deuda, y eso no significa que uno patee el tablero", afirmó Humala a una televisora local.

Mientras tanto Toledo, quien había liderado ampliamente los sondeos desde inicios de año, refirió que trabajará contra el reloj para recuperar apoyo de la población.

"Las (cifras de las encuestas las) miro con humildad. Sé que (los resultados de) las candidaturas están muy pegados, pero esperemos", dijo a periodista en Lima.

En el escenario del balotaje, Toledo le ganaría a Fujimori y Humala aunque perdería con Kuczynski y Castañeda.

En tanto, Humala perdería con todos sus posibles rivales y Kuczynski sólo sería derrotado por Castañeda.