Madrid. Los empleados del Metro de Madrid levantaron este lunes una huelga de siete días en protesta por un recorte salarial, tras haber alcanzado un acuerdo con la empresa de una reducción menor a la inicialmente planteada para acompañar medidas de austeridad decretadas por el gobierno.

Cuatro de los cinco sindicatos convocantes del paro apoyaron el acuerdo, con la mayoría de trabajadores dando el "sí" a un pacto logrado el fin de semana para una reducción de sus salarios de 1%, frente al promedio de 5% decretado para empleados públicos, informó un portavoz del comité de huelga.

De esta manera, fueron levantadas las jornadas de huelga prevista para el resto de la semana.

"El total ha sido 513 a favor y 236 ó 237 en contra, que favorecen la propuesta de (el sindicato) Solidaridad Obrera", explicó tras la asamblea vespertina Juan Carlos de la Cruz, portavoz del comité de huelga del Metro. La prensa situaba la cifra de votos en contra en 238.

El sábado, la estatal Metro de Madrid y el comité de huelga alcanzaron un principio de acuerdo por el que las retribuciones salariales del personal se reducirían en un 1 por ciento a partir de la nómina de julio, con carácter retroactivo respecto a junio.

Además, el Metro y los sindicatos acordaron reducir el importe de otras partidas de gastos de personal, como gastos de viaje y de formación profesional, reestructuración del transporte nocturno, horas extraordinarias y complementarias, y otras primas salariales.

Asimismo, se reducirían entre el 8% y el 15% las retribuciones salariales de los directivos de la compañía.

El Metro de Madrid logrará un recorte de los gastos de personal de 7,9 millones de euros -dos millones de ellos procedentes de la rebaja salarial-, lo que permite cumplir la reducción de al menos 2,15% en el presupuesto de gastos de personal para el 2010 que establece la Ley de Presupuestos de la Comunidad de Madrid.

Los trabajadores del metro suburbano de Madrid generaron caos en la capital de España el mes pasado, con paralizaciones totales del servicio de transporte, al no cumplir los servicios mínimos durante dos jornadas.

La semana pasada reanudaron los paros miércoles y viernes, aunque en esta ocasión sí se cumplieron los servicios mínimos del 50%.

Los sindicatos que convocaron a la huelga, CCOO y UGT, los mayores de España, protestaban contra la Comunidad de Madrid, que quiere extender a las empresas públicas de la región el recorte de sueldos aprobado por el gobierno central para funcionarios públicos.

Los 7.000 trabajadores del metro consideraban que la medida era ilegal, puesto que tienen un convenio colectivo.

El gobierno español decretó un recorte de salario para los empleados públicos en un promedio del 5 por ciento este año, como parte de un plan de reducción de gastos de 15.000 millones de euros entre el 2010 y el 2011 dirigido a reducir el abultado déficit fiscal.